El Norte de Castilla

Los socios de Valladolid Alta Velocidad preparan el "difícil" Consejo de Administración

  • Manuel Saravia ha puesto "los temas sobre la mesa" hoy Ministerio de Fomento

El concejal de Urbanismo, Infraestructuras y Vivienda del Ayuntamiento de Valladolid, Manuel Saravia, ha explicado que la reunión celebrada este martes en el Ministerio de Fomento ha servido para detallar los asuntos que se tratarán mañana el Consejo de Administración de la Sociedad Valladolid Alta Velocidad, al que el edil ha definido como "difícil".

En declaraciones a Europa Press, Saravia ha explicado que se han puesto sobre la mesa "todos los temas" relacionados con la Sociedad, pero ha considerado que la reunión del Consejo de Administración será "muy complicada" debido a que muchos de esos asuntos, como el plazo para la devolución de la deuda con los bancos o la puesta en marcha del nuevo complejo de talleres de Renfe se encuentran "en un punto crítico".

La reunión, que ha sido "larga", con dos horas y media de duración, ha servido para preparar la Junta General Ordinaria y el Consejo de Administración que se celebrarán este miércoles, 28 de septiembre, a partir de las 18.00 horas en la sede de la Sociedad Alta Velocidad, en la capital vallisoletana.

Por parte del Ayuntamiento han participado tanto Saravia como el alcalde, Óscar Puente, como el concejal de Hacienda y Promoción Económica, Antonio Gato.

Saravia ha reiterado que la postura del equipo de Gobierno vallisoletano está "clara" y pasa por reclamar a Adif y Renfe que se hagan cargo del pago del primer plazo de devolución de la deuda como compensación por el coste que ha tenido la obra del complejo de Talleres del cuál consideran que sólo se beneficiará el operador ferroviario y el Ayuntamiento no tiene que "pagar" esa obra.

Esa aportación se compensaría, según la postura municipal, con los primeros rendimientos que se obtengan de la futura venta de parcelas urbanizables cuando queden liberados los terrenos que ocupan los actuales talleres. Con ello, el equipo de Gobierno entiende que se pondría "el contador a cero" y se podría planificar el soterramiento.