El Norte de Castilla

Traspinedo disfruta de su décima Feria del Pincho de Lechazo

  • El chef Javier Peña inauguró ayer el evento rememorando su infancia y asegurando que el que no ha probado este producto «no ha pasado por Valladolid»

Si cada fin de semana son muchos los amantes de la buena mesa los que se acercan a Traspinedo para degustar su emblema gastronómico: el pincho de lechazo, este sábado y domingo los mesones de la localidad han tendido que hacer un mayor acopio de sarmientos ante el plus de visitantes que se están acercando para probar el citado manjar, algo que pueden compaginar con el disfrute de una amplia agenda de actividades enmarcadas en la X Feria de Gastronomía y Artesanía.

De arrancar esta evento, que este año se desarrolla bajo el lema 'El sabor de la tierra' se encargó ayer el chef vallisoletano Javier Peña, propietario en Valladolid del restaurante Sibaritas Klub –en la torre del Museo de la Ciencia– y antiguo participante del programa de Antena 3, ‘Top Chef’.

Bajo una carpa donde se han instalado algunos puestos del mercado artesano ubicado en el centro urbano, el cocinero estuvo acompañado por el presidente de la Diputación, Jesús Julio Carnero, y el alcalde de la localidad, Jesús Bazán, quien ejerció de anfitrión de otros tantos invitados entre los que se encontraban compañeros de la Corporación municipal, ediles de la zona, y varios diputados provinciales.

Ante el público que llenaba la amplia carpa, sobre un entarimado el chef tuvo palabras de elogio para el típico pincho de lechazo del municipio, reconociendo que era un orgullo participar de la apertura de la feria. Rememoró brevemente su infancia, cuando, desde una casa que su familia tienen cerca del pueblo, se acercaba con la bici a Traspinedo, lugar al ha acudido «en más de una ocasión a degustar el pincho de lechazo», al que calificó de «producto 10». «Quien no ha probado el pincho de lechazo es que no ha pasado por Valladolid», afirmó, ensalzando su materia prima, el cordero lechal, consustancial a la «riqueza cultural que tenemos, y es que en ocasiones la cultura se mide por la gastronomía y muchas veces hablamos de nuestra riqueza cultural por lo que comemos», por ello alentó a los presentes a «valorar lo que hacemos aquí».

Asimismo, valoró muy positivamente la unión de los hosteleros de Traspinedo, «que es lo que tienen que hacer, porque como decimos en el rugby: 15 empujan más que 1. Esto se lo deberían aplicar otros muchos pueblos que tienen una riqueza gastronómica estupenda. Y, qué más puedo decir… ¡Que viva Traspinedo y viva el pincho de lechazo!», rubricó Peña.

El Ayuntamiento organiza esta iniciativa que promociona su plato estrella, y que una vez más apoya la Diputación, cuyo presidente, explicó ayer que con este tipo de propuestas «ponemos en valor lo nuestro». Carnero felicitó al alcalde y a los vecinos «por el trabajo realizado en estos diez años, que está dando sus frutos». Un éxito que también atribuyó a los asadores que son un «modelo de unión» que les está haciendo crecer, «llenando cada fin de semana». Igualmente, Carnero habló sobre el proyecto en el que trabajan desde la institución que dirige, la creación de una marca de territorio que ampare los productos de calidad de la provincia bajo el lema: 'Alimentos de Valladolid a gusto de todos'.

Hoy, el lector aún están a tiempo de acercarse a Traspinedo y darse un buen homenaje con su sabroso pincho, con las tapas del concurso que se celebra, con una cata de queso y de vinos de denominaciones de la provincia…, y, también, pueden montar a caballo, apuntar a sus niños a talleres específicos o adquirir artesanía a pie de calle.