El Norte de Castilla

La Merced ya tiene su Bachillerato de Excelencia en Humanidades y Ciencias Sociales

María Gutiérrez, Jiahao Yan Chen, Raquel Carrión, María Sánchez, Adrián Álvarez, Julián Martín, Aroa Mambrilla, Lucía Redondo, Desiré Merino y Paula Duque, alumnos del Bachillerato de Investigación y Excelencia del IES La Merced.
María Gutiérrez, Jiahao Yan Chen, Raquel Carrión, María Sánchez, Adrián Álvarez, Julián Martín, Aroa Mambrilla, Lucía Redondo, Desiré Merino y Paula Duque, alumnos del Bachillerato de Investigación y Excelencia del IES La Merced. / Gabriel Villamil
  • Es el tercer centro en la provincia con este tipo de enseñanza, que se centra en la formación de los estudiantes como investigadores

Hace falta tener profesores que acrediten la suficiencia investigadora (con papeles, claro, nada de palabra). Hace falta voluntad de coordinarse con los departamentos de la Universidad de Valladolid y conseguir que todo encaje. Hace falta obtener el visto bueno de la Consejería. El IES La Merced cumplía todos esos requisitos los dos años anteriores para poner en marcha el Bachillerato de Investigación y Excelencia en Ciencias Sociales y Humanidades.

Pero no tenía alumnos.

Esta vez el proceso ha sido inverso. Los propios alumnos han pedido al centro que solicitara impartir este Bachillerato peculiar, centrado en la formación de los estudiantes como investigadores. Y dado que el resto del trabajo estaba hecho, ‘voilá’. «Este año había alumnos suficientes en 4º de la ESO y además motivados, y ha sido por iniciativa propia de los alumnos, que han decidido que estaban muy interesados en cursarlo y por eso se abrió el proceso de selección y matrícula. Y hemos podido ya comenzar las clases», cuenta la jefa de estudios del instituto, Evangelina Moral Padrones.

La Merced impartirá el tercer Bachillerato de Excelencia con el que cuenta la provincia de Valladolid. El de Ciencias se ofrece ya en el IES Diego de Praves y el de Artes, en el IES Delicias. Junto a Soria y León, es la provincia en la que más existen y solo falta por implantarse, si llega el caso, el de Idiomas, que actualmente se ofrece en Soria (donde está la Facultad de Traducción e Interpretación), Salamanca, Segovia y Zamora.

No es un Bachillerato más. Obliga a un esfuerzo colectivo que comienza, como es obvio, por los propios alumnos, pero que implica también al profesorado del centro.

Por partes.

Los estudiantes saben qué es el Bachillerato de Investigación y Excelencia en teoría. Más o menos se resume así: «Pone a disposición de los alumnos los recursos y las posibilidades de trabajo que les permitan habituarse a la investigación como principio esencial, al tiempo que adquieren una formación que les estimula para los retos en sus posteriores estudios universitarios». Así lo presenta en una nota de prensa el instituto.

Ellos lo perciben más, de momento, como algo nuevo que puede ofrecerles más posibilidades en un futuro. María Sánchez admite que se matriculó «por curiosidad, por probar algo diferente», y su compañera Paula Duque confiesa que «había ído hablar de ello pero no sabía exactamente lo que era». El día a día, de momento, dice su compañero Jiahao, es como siempre. «De momento a la Universidad aún no hemos ido, solo nos han puesto dos horas más los martes y jueves. A partir de octubre o noviembre tendremos que ir», explica.

Un carácter especial

Es evidente que no son alumnos corrientes. Porque, aunque no haga falta un expediente sobrenatural, sí que son necesarios ciertos requisitos en cuanto al carácter. «Se parte del expediente académico», relata la jefa de estudios del centro. «Deben tener una nota superior al 7 en la etapa de Secundaria. Pero también unas condiciones adecuadas: curiosidad, ganas, interés por conocer y capacidad de trabajo. Porque es más trabajo para ellos, tienen dos horas más a la semana de clase más una tarde adicional en la Universidad. Son cuatro horas más semanales», repasa.

En unas semanas comenzarán a trabajar coordinadamente con la Universidad de Valladolid, que colabora en este caso con dos de sus centros, las facultades de Filosofía y Letras y Económicas.

«De momento tenemos cuatro departamentos de facultad asignados: Fundamentos Económicos (en Económicas) y, en Filosofía y Letras, los de Clásicas, Lengua por un lado y Literatura por otro, y Geografía, Historia y Arte. A partir de ahí los chavales tendrán que elegir tres de las cuatro áreas de conocimiento para que les asesoren durante este curso y vean qué líneas de investigación les interesa seguir», dice Evangelina Moral.

Tienen que escoger bien. El curso próximo, 2º de Bachillerato, se convertirán en investigadores y se les evaluará por ello. «Y tendrán que elegir una de esas áreas para, el próximo año, realizar un proyecto de investigación y exponerlo frente a un tribunal».

Con ello obtendrán un título «especial, que lleva el apelativo de Excelencia e Investigación, y van a tener un privilegio mayor a la hora de acceder a ciertas áreas de conocimiento. Y el bagaje que les va a dar participar en proyectos de investigación en la formación previa a los estudios universitarios», señala Moral.

Para el centro es un orgullo poder contar al fin con unos estudios que han perseguido desde hace tiempo y que, aunque ahora se han completado con alumnado propio, pueden acabar por atraer a estudiantes de otros institutos. No demasiados, tampoco. La matrícula está limitada a veinte alumnos.

Al mismo tiempo, sin embargo, también supone un trabajo extra para los docentes del instituto involucrados en el programa. «Tenemos un coordinador, Luis Carretero, y nos supone una organización entre los departamentos implicados. Debemos impartir la asignatura que tienen de 14 a 15 horas, que es nueva, que se llama ‘Iniciación a la investigación’. En esa asignatura les vamos a asesorar metodológicamente para iniciarles en la investigación y dotarles de herramientas».

Lo que les quita el sueño, sin embargo, no es este reto, sino la desconocida reválida del curso próximo. «Van a ser la primera promoción de reválida que puntuará y eso es lo que más preguntan: en qué va a consistir, cómo se va a evaluar... Y a día de hoy no podemos decirles nada».