El Norte de Castilla

La Junta podría sancionar a Morante con hasta 150 euros por clavar dos estoques a un toro

fotogalería

Las dos espadas que clavó Morante a un toro en las ferias de Valladolid / Ramón Gómez

  • La Delegación Territorial firmó ayer la apertura de expediente sancionador al torero por su actuación del 8 de septiembre en Valladolid

La Delegación Territorial de la Junta de Castilla y León en Valladolid firmó ayer la apertura de un expediente sancionador al torero José Antonio Morante Camacho, 'Morante de la Puebla', por su incumplimiento del Reglamento General Taurino de la Comunidad de Castilla y León después de que el pasado 8 de septiembre entrara a matar al toro con un segundo estoque y sin haber retirado el utilizado previamente.

El matador sevillano se enfrenta así a una infracción considerada leve, que en el Reglamento Taurino conlleva una sanción económica que oscila entre los 30 y los 150 euros.

La apertura de expediente sancionador por parte de la Junta de Castilla y León se lleva a cabo tras recibir el acta de la corrida celebrada el pasado 8 de septiembre en Valladolid, firmado por el presidente del festejo, en el que se plasmó lo ocurrido en el primer toro de la tarde y primero del lote del sevillano, cuando el diestro decidió entrar nuevamente a matar al astado, de la ganadería de Zalduendo, sin retirarle el estoque que previamente le había clavado, de tal forma que fueron dos las espadas que clavó al animal.

Una actuación con la que incumplió el artículo 70 en su punto tercero, que recoge que «el espada no podrá entrar nuevamente a matar en tanto no se libere a la res del estoque que pudiese tener clavado a resultas de un intento anterior».

La actitud del matador, recriminada por los espectadores con una fuerte bronca en la tarde del festejo, será además denunciada por la Asociación Nacional para la Protección y el Bienestar de los Animales, tal y como informó el pasado jueves (ayer la Junta no había recibido aún esta denuncia), por contravenir el reglamento.

Se trata así de una sanción atípica en Valladolid, pues en la Delegación Territorial no les consta, al menos en la historia más reciente del toreo en la ciudad, una medida sancionadora a un matador de toros por incumplimiento del reglamento