El Norte de Castilla

Carlos Delgado, de la Universidad Carlos III, ayer en la UVA,
Carlos Delgado, de la Universidad Carlos III, ayer en la UVA, / W. DOS SANTOS

La UVA recurre a la plataforma MiriadaX para sus cursos 'on-line'

  • El convenio con Telefónica permitirá usar esta tecnología «para difundir lo que se sabe hacer en la Universidad»

Ser profesor, en estos momentos, es un reto precioso. Porque es un oficio en proceso de reinvención. Eso, claro, obliga a un tremendo esfuerzo y a veces desemboca en intentos frustrados, vías que no conducen al sitio esperado. Pero es una (r)evolución imparable. El propio rector de la Universidad de Valladolid, centro clásico donde los haya, lo admite así.

«Nuestra universidad es muy clásica, muy presencial, no creo que en un espacio corto de tiempo tengamos titulaciones completamente ‘on-line’, pero lo que sí es seguro es que parte de nuestra docencia va a ir por ese camino, aunque en algunos estudios sea difícil pensar en docencia sin prácticas presenciales», señalaba Daniel Miguel al comienzo de la jornada sobre los MOOC (cursos online masivos abiertos, ‘massive online open courses’) organizada por la Cátedra Telefónica y la UVA.

Y asumía a continuación: «Tenemos que innovar en la manera de impartir la docencia». Por eso la UVA y la Cátedra Telefónica han rubricado el convenio que permite a los docentes de la Universidad de Valladolid acceder a MiriadaX, la mayor plataforma de cursos ‘on-line’ masivos en español. Los profesores podrán crear sus propios cursos y alojarlos en esta red que permite alcanzar una difusión global.

Es el primer paso en una serie de retos que tiene en la enseñanza ‘online’ su objetivo. Desde la Consejería de Educación se ha instado a las universidades públicas de Castilla y León a construir una plataforma conjunta para impartir grados ‘on-line’ o de forma semipresencial. Algo que avanza despacio pero que se antoja inexorable. «Estamos intentando poner en marcha una plataforma común para que cada universidad pública de Castilla y León, dentro de su idiosincrasia, ofrezca lo que quiera o lo que pueda en las áreas en las que esté más cómoda», admitía el rector de la UVA.

El rector coincidía con su vicerrector de Ordenación Académica, Valentín Cardeñoso, en las posibilidades que puede aportar la presencia de la UVA en una plataforma como MiriadaX. «Es un instrumento muy interesante tanto de exposición de lo que se sabe hacer en la Universidad como de ayuda a la formación. Y puede ayudar a la comunidad educativa a reflexionar sobre cómo hacemos la docencia ordinaria», señalaba.Y es que el público potencial no es tanto el universitario al uso como aquellos profesionales que buscan cursos para reciclarse en determinados aspectos.

Porque una de las ventajas de estos MOOC es que los campos que se pueden abarcar son incontables. Uno de los pioneros en la creación de estos cursos en España, el vicerrector de la Universidad Carlos III Carlos Delgado Kloos, explicó de qué modo cambiaba el modo de entender la docencia un curso de este estilo. Para empezar, porque exige una estructuración previa exhaustiva. «En un curso sobre programación enJava de cinco semanas, elaboramos 70 vídeos (6 horas y veinte minutos de duración total), 578 ejercicios y 619 mensajes en foros.

300 horas

Unas trescientas horas por semana de esfuerzo estimado entre todos los que han puesto en marcha el MOOC. Para los vídeos, 600 horas de preparación. Los ejercicios, 400 horas», desgranaba. Un esfuerzo que en ediciones posteriores se ha depurado, pero que parece haber merecido la pena. En su primera edición se inscribieron «93.554 personas de doscientos países». Al impartirse en inglés, Estados Unidos y laIndia fueron los dos países desde los que se recibieron mayor número de inscritos. En tercer lugar aparecióEspaña.

Una herramienta como MiriadaX permite al docente analizar al detalle cada uno de los vídeos que cuelga, por ejemplo, para saber en qué momento han ‘desconectado’ los alumnos, o cuál es el punto al que han vuelto más veces, quizá porque la explicación era más confusa o porque es un tema de mayor dificultad en el que conviene ahondar.

La UVA quiere poner en marcha sus primeros MOOC antes de que finalice el año, para lo que ya ha contactado con algunos profesores interesados.