El Norte de Castilla

Los operarios vallan el perímetro de los leones.
Los operarios vallan el perímetro de los leones. / R. A.

Las vallas cercan a los leones de la UVA

  • Empiezan los trabajos de rehabilitación de las esculturas, que se prolongarán durante tres meses

Empieza el tratamiento. La mitad de los veinte leones de piedra que guardan la fachada histórica de la Universidad de Valladolid ya se encuentran cobijados tras la valla metálica que los protegerá durante las obras de restauración. Unas obras que se prolongarán durante tres meses y que devolverán el brillo a las esculturas y a las columnas que las sustentan. El musgo, los líquenes, la costra negra que se ha adherido a las bases y a los pliegues de la piedra dejarán paso a un color más similar al que ahora luce la propia fachada.

Si todo va según lo previsto, el año 2017 se estrenará con los leones del atrio recuperados y las vallas retiradas. Ayer se cerró el perímetro en torno a la mitad de ellos, la parte izquierda de la fachada según se observa desde el frontal. La puerta de acceso a la Facultad de Derecho, por tanto, queda libre para permitir el paso de los viandantes hacia el edificio. Una vez terminada esa primera fase de la restauración llegará el turno de vallar los leones restantes para, de nuevo, dejar el paso libre hacia la facultad.

Restos de cemento

El precio de esta intervención supera los 60.000 euros y correrá a cargo de la empresa Sabbia. La primera parte de la rehabilitación consistirá en retirar los restos de cemento y mortero depositados en reparaciones anteriores, algo que ya ocurrió en el caso de la fachada histórica de la Universidad. «Seguidamente se aplicarán distintas capas de cloruro de benzalconio para eliminar la colonización biológica», explica la UVA. También habrá que actuar específicamente en aquellas zonas que corren riesgo de fractura o desprendimiento. En ese caso se realizará, explica la universidad, «una preconsolidación con ciclodecano y silicato de etilo, para posteriormente proceder la limpieza en sí mediante microproyección de óxido de aluminio y piedra pómez».

Por último, se microsellarán con mortero de cal las zonas consolidadas, «cosidas con varilla de acero inoxidable o fibra de vidrio y pequeñas reintegraciones de volúmenes». Para rematar, «se aplicará un tratamiento de protección hidrofugante con objeto de retardar la acción de los agentes medioambientales, y se entonará la superficie con objeto de reestablecer la unidad cromática».