El Norte de Castilla

Belén Viloria, en la pasada edición
Belén Viloria, en la pasada edición / N. C.

El TEDxValladolid más innovador

  • Educación, refugiados e investigación forman parte de las ideas que se difundirán desde el LAVA este sábado

TEDxValladolid empieza a ser una red. Un conjunto de conexiones articulado en torno a sus múltiples caras, los ‘salones’, la edición de jóvenes, los talleres que completan la jornada. Algo que trasciende a una mera tarde de charlas, de «ideas que merecen ser difundidas», como reza su lema. Porque de cada uno de los eventos que Belén Viloria ha puesto en marcha han brotado nuevas ramas que se entrelazan.

Así, en esta quinta edición, denominada ‘Wonder’, vuelve a aparecer Alberto Acedo, un investigador vallisoletano que ha revolucionado la prevención de ciertos tipos de cáncer hereditario, pero con una idea renovada. O emergen dos voces diferentes sobre el problema mundial de los refugiados, muy al hilo de lo que Toni Bruel, coordinador de Cruz Roja en España, contó en el Patio Herreriano hace solo unas semanas en otro formato nacido de la familia TED, TEDxValladolid Salon.

Pero hay algo más en estos eventos con fondo vallisoletano (por su organizadora y también por muchos de los ponentes). El modo en que se han convertido en jornadas de referencia para gente inquieta ha hecho que se erija en referencia dentro del mundo TEDx a nivel nacional y, también, internacional. Belén Viloria, recién estrenada este año como embajadora TED (distinción que la franquicia reserva a sus mejores colaboradores), explica que ya no hay entradas.

Cuatrocientas personas llenarán el LAVA el sábado para escuchar once ideas innovadoras sobre el mundo que las rodea. Y entre ellas, «25 personas que pertenecen a equipos que organizan TEDx en otras ciudades, entre ellas de Oporto. Y ponentes de otros años que ahora vienen como audiencia».

Y una audiencia cada vez más comprometida y con una actitud más activa. Habrá veteranos que actuarán como anfitriones, pero también doce personas que se han apuntado para disertar, durante un minuto, desde el punto rojo del escenario. «La gente se da cuenta de que, además de escuchar, tiene ganas de exponer, de que tiene sus propias ideas que merecen la pena ser difundidas, y ese es el objetivo».

Porque la conexión, la difusión, el establecer relaciones con otras visiones, otros pensamientos, es la base del éxito de este evento que vive un momento de éxito absoluto. Lo demuestra la respuesta del público a cada iniciativa que propone su organizadora. Este año ha programado cuatro talleres (llamados ‘labs’) que se desarrollarán por la mañana y que se complementarán con cuatro actividades de ejercicio físico y mental para comenzar la jornada a las nueve de la mañana. Pues las ocho actividades están llenas. Las 160 plazas disponibles.

«Os invito a que compartáis vuestras preguntas, descubrimientos y reflexiones con los demás», alienta BelénViloria en la carta de bienvenida a los asistentes. Al fin y al cabo, es así como se empiezan a tejer las redes.