El Norte de Castilla

Defensa quiere que el Ayuntamiento recalifique 36 hectáreas de su propiedad

Defensa quiere que el Ayuntamiento recalifique  36 hectáreas de su propiedad
  • El concejal de Urbanismo espera poder llegar a un acuerdo y evitar el enfrentamiento

El director general de Infraestructura del Ministerio de Defensa, Eduardo Zamarripa, ha rechazado por segunda vez –el 21 de julio ya lo hizo en otro encuentro– la posible cesión del Palacio Real al Consistorio para dotar este edificio de mayor uso y revitalizar la plaza de San Pablo, donde se prevé ubicar la Ciudad de la Justicia en el antiguo colegio El Salvador. Zamarripa reiteró al edil que más de diez mil personas lo visitan cada año y que, en principio, cierran cualquier posibilidad de acuerdo sobre esta joya en pleno corazón de la ciudad.

Pero no está dicha la última palabra. Y es que esta cesión entra en la negociación de un futuro acuerdo entre el Ayuntamiento y el Ministerio de Defensa, que quiere aprovechar la revisión del Plan General de Ordenación Urbana para sacar partido económico a los terrenos castrenses que están o quedarán vacantes de su uso militar.

En una nota de prensa enviada tras el encuentro, el director general de Infraestructura señala que el Ministerio de Defensa «está abierto a favorecer la inserción en la vida económica de la ciudad de aquellas instalaciones que no son imprescindibles para el desarrollo de sus misiones, con mención a los acuartelamientos La Rubia, desalojado en diciembre de 2014, y San Isidro, actualmente todavía en uso».

El concejal de Urbanismo, Manuel Saravia, se comprometió a remitir un convenio en las próximas semanas al Ministerio de Defensa para abordar estas peticiones y no descarta poder llegar a un acuerdo, también sobre el Palacio Real, a pesar de que las posiciones están claras y se rechaza de plano la cesión. Sin embargo el edil no descarta poder lograr una posible cesión parcial de algunas dependencias del Palacio Real o ampliar su horario y accesibilidad.

A su juicio, San Pablo es una plaza con muchas posibilidades de revitalización y necesita de inmuebles con afluencia de público y servicios más cercanos al ciudadano. «Después de un cambio de impresiones bastante amplio, hemos quedado en enviar un borrador de convenio con el conjunto de actuaciones en la ciudad. Dar una vuelta para ver de qué manera se pudiese incorporar el Palacio Real y que no sea un enfrentamiento total, sino poder llegar a un principio de acuerdo», destacó Saravia. Con estas declaraciones se deja claro que el Ayuntamiento no ceja en el empeño de lograr su objetivo