El Norte de Castilla

fotogalería

Henar Sastre

Lleno en la Acera de Recoletos para ver el Valladolid Motor Vintage

  • Los llamativos automóviles y el buen ambiente animan a numeroso público a acercarse a la muestra

Desde las once de la mañana de este domingo cientos de automóviles clásicos, que no antiguos, han tomado la Acera de Recoletos de Valladolid y la zona aledaña al Campo Grande para mostrar a través de los distintos modelos la pujante historia del automóvil.

Valladolid Motos Vintage es la mayor concentración de este tipo que se celebra en Castilla y León, y anualmente atrae a miles de visitantes. En él participan propietarios de coches, vehículos industriales y motos con una fecha de fabricación anterior a 1983, independientemente de cuál sea la marca y ciudad de origen y devuelve por unas horas, hasta las 14:30, a la ciudad a la pujanza de los años de 1960 y 1970.

Desde primera hora de la mañana han estado llegando al céntrico paseo vallisoletano los automóviles, motos, motocicletas, caminos, vehículos industriales y hasta sanitarios que suponen un viaje en el tiempo para una ciudad tan extraordinariamente vinculada al mundo del motor.

Pero el VMV no es solo coches. Va más lejos. No solo es una cita de coleccionistas, de entendidos. Es un encuentro abierto y que sin duda despierta la atención del público en general, a la vez que sirve para crear afición, siendo una gran fiesta para todos. Es una cita para sentir, para compartir tanto entre los propietarios como entre estos y el público, que se convierte en parte del espectáculo. La ilusión de los organizadores es que este público tenga también un papel protagonista, que sea parte del espectáculo. Y por eso se le invita a caracterizarse de tiempos pasados para que así, grandes y pequeños se integren mejor en un ambiente cargado de emociones, recuerdos y pasión.