El Norte de Castilla

El sueño de conseguir una escuela para niños llena de magia

El sueño de conseguir una escuela para niños llena de magia
Nerea y Vanesa, en su centro infanti
  • Vanesa Plasencia y Nerea García Socias de Hadas y Duendes

Tan solo con ver la fachada del recién inaugurado centro infantil Hadas y Duendes uno consigue transportarse a un mundo mágico de ilusión y fantasía. Una vez dentro de las instalaciones, esa magia sigue muy patente. Un gran árbol presidiendo la estancia y una exquisita decoración en la que nada se ha dejado al azar, da una idea de lo cuidados que están en todos los detalles. «Aquí cada cosa tiene su lugar y su porqué. Todos los rincones se han diseñado pensando en ofrecer experiencias vitales para nuestros niños», explican Vanesa Plasencia (38) y Nerea García (35), las protagonistas de esta historia de emprendimiento. Estas dos jóvenes acaban de abrir las puertas de su proyecto empresarial, Hadas y Duendes Centro Infantil S.L.L.

Son amigas desde hace años. Vanesa es profesora de Infantil y Nerea es psicopedagoga. Ambas, además, son profesoras de Educación Especial. Compartían un sueño, montar juntas un centro infantil, pero habían logrado una gran estabilidad laboral en sus respectivos trabajos y nunca veían el momento de iniciar los trámites para emprender. Finalmente, la crisis se lo puso en bandeja. Vanesa, hace un año, perdió su empleo después de 18 años trabajando en el sector del comercio. Pocos meses después, fue Nerea la que también se quedó en paro. Ella llevaba 5 años realizando proyectos socioeducativos a nivel nacional para un importante grupo empresarial. «El hecho de quedarnos las dos sin trabajo nos hizo decidirnos y embarcarnos en esta aventura del emprendimiento. Iniciamos todos los trámites y sin duda lo más complicado fue la búsqueda de local», explican estas dos amigas.

Tenían muy claro su proyecto educativo, que iba a ser abierto, vivo y flexible, por este motivo no les servía cualquier local. Necesitaban espacios amplios y, por eso, pasaron meses hasta que encontraron lo que estaban buscando. Al final lo hallaron en la calle Puente Mayor, número 2, donde anteriormente había una guardería, lo que les facilitó los trámites de la licencia. «El local lo conseguimos en el mes de julio, mientras tanto necesitábamos terminar de dar forma a la idea, dar a conocer nuestro proyecto, contactar con proveedores y también poder comenzar con las matriculaciones de alumnos de cara al nuevo curso. Por ello, durante algún tiempo, hemos estado trabajando en un espacio de ‘coworking’ en el centro de la ciudad y creemos que ese ha sido uno de nuestros grandes aciertos, ya que si no… no hubiéramos podido avanzar. Como no teníamos un espacio que vender y que enseñar, durante meses hemos estado vendiendo nuestra forma de trabajo. El pasado 25 de agosto hicimos una jornada de puertas abiertas en el centro, que resultó ser un gran éxito y el 1 de septiembre empezamos el curso con nuestros alumnos», subraya Vanesa.

Para estas dos profesoras, la preparación es algo de vital importancia; por ello, actualmente están participando en el Programa de Formación CREA del Ayuntamiento, a través del cual están recibiendo formación y asesoramiento que les está ayudando en la puesta en marcha de su negocio. «Nos está aportando un mayor conocimiento del mundo empresarial, sobre todo desde el punto de vista financiero, que para nosotras quizás es la parte más complicada. También nos está dotando de nuevas competencias y herramientas para hablar en público y para hacer ‘networking’», añade Nerea. Su centro infantil, en el que todavía quedan plazas libres, está pensado para respetar el ritmo de los niños de 0 a tres años, fomentando su autonomía, libertad y creatividad. «A estas edades hay que despertar su curiosidad y lograr que los niños experimenten. Estamos muy satisfechas porque hemos logrado crear un ambiente muy enriquecedor, en el que no separamos a los niños por edades, sino que todos se interrelacionan entre sí, lo que hace que los niños sean mucho más autónomos».

Madrugadores y ludoteca

A las 7:30 horas de la mañana comienzan con el servicio de madrugadores. A las 9:00 arranca el horario lectivo que se alarga hasta las 17:00 horas de la tarde. Ofrecen un servicio de comedor y también escuela de familia, con reuniones periódicas que Nerea lidera como psicopedagoga y que tratan de temas de interés como puede ser el sueño, la alimentación o el comportamiento de los pequeños. En periodos vacacionales, para casos puntuales, ofrecen la posibilidad de servicio de ludoteca para niños de hasta 6 años. «Tenemos además convenios de colaboración con la Escuela Bailarte y la Academia Helen Doron mediante los cuales sus profesores imparten talleres periódicos de expresión corporal e inglés adaptado a niños de 0 a 3 años», concretan.

Han pensado en todo. En la decoración y también en la vestimenta de los alumnos, que lucen un bonito uniforme con los colores corporativos del centro. Acaban de empezar, pero confían tanto en su excelente servicio que están convencidas de que el boca a boca será vital a la hora de aumentar su clientela.