Los esqueletos que dejó la crisis en Valladolid

Los esqueletos que dejó la crisis en Valladolid

  • El Norte de Castilla te ofrece este domingo, en la edición impresa y en la plataforma Kiosko y Más, un exhaustivo repaso a las construcciones que quedaron abandonadas con el fin de la burbuja inmobiliaria

Relojes con estilo para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

¡¡Todos a 49€!!

Hasta 70%

Moda urbana para hombre

Hasta 80%

Moda clásica para hombre, mujer e infantil

Hasta 90%

Chaquetas y abrigos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calzado y complementos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Bolsos de piel made in Italy

Hasta 80%

¡Todas las botas a 21.00€! ¡No te lo pierdas!

Hasta 70%

Calzado de original diseño para mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Muebles con estilo para tu hogar

Hasta 70%

Renueva tu comedor con muebles de diseño

Hasta 70%

Calidad y diseño en ropa de hogar

Hasta 70%

Moda casual para hombre y niño

Hasta 70%

Diseño y calidad al mejor precio

Hasta 80%

Elige el cabecero que más se adapte a la decoración de tu habitación

Las mejores marcas a los mejores precios

Decora las ventanas de tu hogar con originales estores

Las mejores marcas a los mejores precios

Tus marcas favoritas en deportivas técnicas y casual

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes para hombre y mujer

Hasta 70%

Textil hogar de diseño y calidad

Las mejores marcas a los mejores precios

Marcas deportivas en relojes de pulsera

Hasta 70%

Moda clásica para hombre y mujer

Hasta 80%

Chaquetas de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calidad y diseño en tu hogar

Las mejores marcas a los mejores precios

Moda y complementos para hombre

Hasta 70%

El solar del desparecido mesón Rancho Grande iba a albergar 48 viviendas. Hoy es un reducto de indigentes y víctima de todo tipo de tropelías. En la Urbanización El Peral se levantan estructuras que gritan las miserias de una época de bonanza. Por toda la ciudad se aprecian los restos de aquellos tiempos en los que no se fabricaban ladrillos suficientes para abastecer las obras, testigos no invitados de un declive que no tiene fecha de caducidad.