El Norte de Castilla

vídeo

Las figuras de los leones que serán objeto de restauración. / R. G.

Los leones de la UVA volverán a rugir

  • Comienza la restauración de las esculturas del atrio del edificio histórico de la Universidad

La Universidad de Valladolid ha iniciado este miércoles las obras de restauración de los leones del atrio de su edificio histórico, actual sede de la Facultad de Derecho, las cuales se prolongarán durante los próximos tres meses. Así lo ha explicado el rector, Daniel Miguel San José, quien ha apuntado que esta actuación era la única que quedaba pendiente tras la restauración de la fachada de este edificio, unos trabajos que se inician con algo de retraso para permitir la conclusión de los estudios realizados sobre las distintas posibilidades de intervención.

Fotos

  • Así están los leones de la UVA

En declaraciones recogidas por Europa Press, Miguel San José ha señalado que, con carácter previo, se efectuará un análisis del estado de cada león, para conocer el grado de deterioro que sufre, así como la presencia de hongos, líquenes, musgos y partículas contaminantes sobre la piedra, después de lo cual se intervendrá sobre las esculturas con un tratamiento individualizado en función del estado de cada pieza.

En este sentido, el rector ha advertido de que los trabajos respetarán las actuales normas de patrimonio, favorables a la consolidación de las esculturas pero contrarias a la reconstrucción para preservar la autenticidad de las piezas, en lugar de recuperar la fisonomía original, bajo el principio de mínima intervención, como ha apuntado el vicerrector de Patrimonio e Infraestructuras, Luis Manuel Navas.

«Respetaremos las pérdidas ocasionadas por el paso del tiempo», ha insistido Navas, el cual ha subrayado que el procedimiento que se seguirá es «similar» al aplicado en la restauración de la fachada.

Trabajos en dos fases

Las obras, que constarán de dos fases, comenzarán con la eliminación mecánica de polvo y suciedad, así como de los morteros, cementos y elementos añadidos en las sucesivas restauraciones acontecidas y que son perjudiciales para el soporte. Seguidamente se aplicarán distintas capas de cloruro de benzalconio para eliminar la colonización biológica.

En las zonas menos cohesionadas se realizará una preconsolidación con ciclodecano y silicato de etilo, para proceder posteriormente a la limpieza en sí mediante microproyección de óxido de aluminio y piedra pómez, en una proporción que variará en función de la zona de aplicación y con respeto a las pátinas históricas detectadas.

También se realizarán microsellados de mortero de cal e inyecciones de cal hidráulica para la consolidación, cosidos con varilla de acero inoxidable o fibra de vidrio y pequeñas reintegraciones de volúmenes. Finalmente se aplicará un tratamiento de protección hidrofugante con objeto de retardar la acción de los agentes medioambientales y se entonará la superficie con objeto de restablecer la unidad cromática.

Primera

En la primera fase de trabajos se vallará la mitad de los leones, mientras que el resto se dejará para la segunda, a fin de dejar siempre libre el acceso a la Facultad de Derecho por la entrada principal de la plaza de la Universidad.

El presupuesto de la obra asciende a 60.000 euros y la empresa adjudicataria es Sabbia Conservación y Restauración, mientras que la dirección facultativa será llevada a cabo por la Unidad Técnica de Arquitectura de la Universidad, a través de la arquitecta María José Cano.

Significado y origen

Los pilares que sustentan los leones de la Universidad tienen su origen en costumbres del pasado que en este caso se remontan a la Edad Media. Su función era servir de soporte a cadenas de grandes eslabones que colgaban de ellos, a fin de delimitar con mayor nitidez el perímetro.

Dichas cadenas, hoy desaparecidas en el atrio universitario, conferían la verdadera significación al espacio acotado ante una fachada, unas veces sujetas a los fustes mediante argollas insertadas en la piedra y otras por abrazaderas de hierro forjado en forma de aretes.

La presencia de estas cadenas proclamaba que el edificio gozaba de la exención de fuero; es decir, que quien se refugiaba en el recinto cercado quedaba al margen de la legislación ordinaria y se sometía a su fuero jurisdiccional especial, un privilegio del que gozaban la Iglesia, la Universidad y el rey, motivo por el que aparecen ante la fachada de catedrales y templos, universidades y colegios, o palacios favorecidos por algún monarca.

La colocación de grandes pilares servía para colocar motivos heráldicos que proclamaban de forma visible que la institución o linaje gozaba de un fuero propio de concesión real.

En el caso de la Universidad de Valladolid, además, existe la leyenda de que aquellos estudiantes que cuenten el número de leones dispuestos frente a la fachada de su edificio histórico nunca completarán sus estudios, por lo que durante el comienzo de las obras, el rector ha bromeado con esta circunstancia y ha evitado ofrecer el número de esculturas que rodean la entrada al inmueble.