El Norte de Castilla

fotogalería

Un momento del encierro. / Lorena Sancho Yuste

Encierro disperso y muy concurrido en Portillo

  • La velocidad con la que salieron los novillos dificultó a los caballistas agrupar la manada de salida, que se desvió del recorrido habitual

Portillo y Arrabal prosiguieron ayer con sus fiestas patronales mediante la celebración de un nuevo encierro al estilo tradicional, desde el campo hasta ser encerrados en el distrito de abajo.

A las diez en punto salieron los astados de los corrales camperos acompañados por una parada de bueyes y decenas de caballistas. Pero la velocidad con la que salieron los novillos dificultó a los caballistas agrupar la manada de salida, por lo que se desviaron del recorrido habitual. El director de campo, el ganadero y empresa Pedro Caminero, logró con destreza reconducir al ganado para que finalmente pudiera acceder a la zona de la Explanada, donde numerosos cortadores pudieron disfrutar con el gran juego de los novillos. Hasta allí llegaron los toros de uno en uno y no en manada, por lo que los aficionados pudieron disfrutar en mayor medida de cada uno de los astados. Finalmente fueron accediendo al recorrido para ser encerrados en la plaza de toros.