El Norte de Castilla

Tres astados completan el recorrido en un multitudinario encierro de Portillo

fotogalería

Encierro en Portillo / Loreno Sancho

  • Uno de los novillos se mató en la explanada al embestir un vehículo de la organización

Portillo y Arrabal prosiguen con sus fiestas patronales, las que desde el pasado jueves giran en torno al toro como epicentro de la programación. Un nuevo encierro, este dirigido hacia las calles de Arrabal, se celebró ayer a primera hora de la mañana. Jornada de domingo y, por tanto, de muchísima participación y expectación. En los corrales del Comeso, donde se inicia el rito taurómaco de encerrar toros, el que emula aquellos traslados de reses desde las ganaderías hasta las poblaciones que después los lidiaban por sus calles, aguardaban poco antes de las diez de la mañana más de 300 caballistas. Ansiaban toro, conducir la manada arropada por los bueyes en una estampa añeja que cada año se repite en esta población, pendiente de que declaren a sus encierros Fiesta de Interés Turístico Regional.