El Norte de Castilla

El expediente de Konecta se aplaza por defectos al no incluir el centro de Sevilla

Exterior del edificio de la empresa Konecta en Valladolid.
Exterior del edificio de la empresa Konecta en Valladolid. / RICARDO OTAZO
  • La contrata que trabaja para Vodafone se reunió ayer con los sindicatos para negociar el cambio de horarios de cerca de 400 empleados

La mesa de negociación del expediente para modificar los horarios en la empresa Konecta Servicios de BPO, que presta sus servicios para la operadora Vodafone y que dispone de una sede en Valladolid, decidió ayer aplazar una semana más el inicio del procedimiento por un defecto formal, al no incluir la comunicación hecha por la parte empresarial el centro que tiene en Sevilla.

La decisión acordada con los representantes de los sindicatos CGT, UGT, CC OO y CSIF se produjo después de la reunión celebrada ayer en la sede del polígono de San Cristóbal, que fue convocada por la dirección de Konecta en Valladolid el 2 de septiembre.

Konecta informó a los sindicatos que el pasado 30 de agosto Vodafone España y Vodafone Ono les remitió un burofax en el que comunicaba que desde el día 3 de octubre se cambiarían los servicios que presta para pequeñas y medianas empresas, de forma que el horario de lunes a viernes se desarrollaría desde las 8 a las 21 horas y los sábados de 8 a 14.

Hasta ahora, este servicio se efectúa por personal de Valladolid y de Bollullos de la Mitación (Sevilla), en horario que se prolonga hasta las doce de la noche, pero la empresa pretende realizarlo desde su sede en Perú, lo que para los sindicatos supone una deslocalización y un cambio en la jornada de alrededor de 400 empleados que verán partido el horario. Ello afectaría a empleados con conciliación familiar.

En la jornada de ayer se constituyó la mesa fijando un plazo para negociar que concluirá el 16 de septiembre, pese a que los sindicatos consideraron que la comunicación del día 2 de septiembre hecha por Konecta se debería dejar sin efecto, ya que se trata de una negociación de grupo empresarial.

Por su parte, la dirección argumentó que la comunicación se entendía novada, pero no sin efecto, puesto que serán dos las negociaciones, una por cada sociedad afectada.

Los sindicatos solicitaron a la empresa que facilite la documentación que fija la ley de reforma laboral para aplicar este cambio sustancial de las condiciones.