El Norte de Castilla

Castromonte proyecta una carretera de circunvalación al municipio

Inicio del camino que se pretende convertir en circunvalación a Castromonte.
Inicio del camino que se pretende convertir en circunvalación a Castromonte. / M. G. M.
  • La Junta de Castilla y León da el visto bueno al proyecto elaborado por el Ayuntamiento

Castromonte tendrá una circunvalación que rodeará el municipio con la que se evitará el tránsito de vehículos, en especial los pesados, por la carretera regional VA-515 (Medina de Rioseco-Tordesillas), que cruza el pueblo por todo su centro, a través de calles muy estrechas. La Junta de Castilla y León ha dado el visto bueno al proyecto elaborado por el Ayuntamiento. El actual alcalde, Heliodoro de la Iglesia, se propuso que este fuera el proyecto más importante del mandato, porque «es una situación insostenible, ya que son muchas las veces en las que se produce un caos al encontrarse dos camiones de frente, lo que provoca que uno tenga que retroceder debido a la estrechez de las calles, todo ello sin olvidar el riego para la seguridad de los vecinos, que se tienen que situar en aceras muy pequeñas, o lo molesto del ruido que se genera, en especial por la noche». El regidor expresó que «la carretera cruza la plaza, y en verano son muchos los niños que andan en bicicleta con el consiguiente peligro», y recordó que era un proyecto que llevábamos en nuestro programa electoral.

La idea es realizar este tramo de circunvalación aprovechando el camino del Molino, ya asfaltado, de algo menos de 500 metros, que bordea al pueblo uniendo la propia VA-515 con la VP-5004 con dirección a La Santa Espina. El proyecto, encargado por el Ayuntamiento, ha recibido la aprobación de la Junta de Castilla y León para realizar antes de fin de año el entronque de la circunvalación con la carretera VA-515, de su propiedad, «pues entiende que el proyecto vendría a mejorar el tránsito», señaló De la Iglesia, quien indicó que es una carretera muy transitada como salida hacia Madrid por Tordesillas.

Ahora el Consistorio busca el necesario apoyo de la Diputación de Valladolid para que lleve a cabo la rotonda que contacte la circunvalación con la carretera de La Espina, de su propiedad. Con un presupuesto estimativo que rondaría entre 250.000 y 300.000 euros, según el resultado del necesario estudio geotérmico, el proyecto contempla la pavimentación del tramo con seis metros de ancho, la realización de algún muro de contención, la ejecución de aceras y la mencionada rotonda. La parte principal del presupuesto correría a cargo del Ayuntamiento en «un considerable esfuerzo económico para un pueblo como Castromonte», destacó el regidor.

Una realidad

La Diputación ya conoce el proyecto, y el Ayuntamiento espera que su ayuda se haga realidad ya que «si le circunvalación tiene una entrada, lo lógico es que tenga una salida, y si la Junta se hace cargo del entronque con su carretera, la Diputación haga lo mismo con la suya», resaltó De la Iglesia, quien explicó que tanto el ingeniero del proyecto, Miguel Ángel Rodríguez, como los técnico de la Junta han aconsejado que «las obras se realicen de una vez con el fin de evitar costes mayores y de reducir el tiempo de ejecución, sin olvidar los problema de seguridad que producirían unas obras en varias etapas».

No olvidó el alcalde de agradecer a todos los vecinos el interés que han mostrado en que el proyecto salga adelante, más teniendo en cuenta las tensiones que este verano se han producido por las constantes muestras de inseguridad que provocaban los camiones a su paso por el centro del pueblo. Por eso, el aseguró que «la circunvalación tiene que ser una realidad». Con este desvío, la calle Calixto Valverde, por la que pasa todo el tráfico, quedaría para uso de vecinos, visitantes y tráfico menor.