El Norte de Castilla

UGT y CC OO esperan que este viernes Lactalis desvele el comprador de la empresa Lauki

Concentración de empleados de Lauki este miércoles a las puertas de la factoría.
Concentración de empleados de Lauki este miércoles a las puertas de la factoría. / R. OTAZO
  • Representantes sindicales advierten que «ha llegado la hora de la verdad», y amenazan con movilizaciones si se produce un bloqueo

Seis meses de espera, incertidumbre, movilizaciones y viajes, incluso a Bruselas, para buscar una salida al futuro laboral de 85 trabajadores de la empresa Lauki, ganaderos y proveedores con un objetivo: impedir el cierre de una fábrica por motivos que no son económicos.

Mañana, viernes, tras un verano sin noticias en firme, los sindicatos confían en que la multinacional francesa Lactalis confirme su posición de venta a alguna de las 40 ofertas que se habrían recibido. Será en la sede de la Fundación Anclaje, órgano promovido por la Junta en el que participan empresarios, sindicatos y un grupo de mediadores.

«Empieza la cuenta atrás y llega la hora de la verdad», dijo ayer Vicente Andrés, secretario de Acción Sindical de CC OO. Esta organización y UGT entienden que Lauki «es fácil de vender» por su rentabilidad e instalaciones, y «no debería de haber problema» si el precio que se fije por la multinacional gala es razonable para otra empresa

«Pero si lo que se quieren es hacer negocio con la venta de la fábrica, amparándose en un cierre ilegal por deslocalización, pues entonces no habrá venta», apostilló Andrés. La factoría no ha dejado de producir después de que a finales de marzo se anunciará el cierre. Las pancartas y concentraciones de empleados (ayer al mediodía fue la última) no han cesado.

Los sindicatos consideran que el precio no debe bloquear la operación para que Lauki siga abierta. Después de movilizaciones y presiones políticas, la multinacional comunicó al inició del verano que iba a hacer un esfuerzo para la venta, «sin ningún teatro».

Hasta el momento son 40 las ofertas y contactos empresariales que se han mostrado interesados en adquirir la antigua factoría de la Central Lechera Vallisoletana. Sin embargo, pocos nombres han trascendido sobre la mesa. La portavoz de la Junta de Castilla y León, Rosa Valdeón, reclamó el pasado 25 de agosto que exista «discreción» en torno a las negociaciones abiertas para buscar una salida a Lauki, argumentando que el hecho de que aparecieran nombres de posibles compradores puede «estropear» la operación.

«Es tan fácil como si se quiere habrá venta», sentenció Vicente Andrés.

De igual modo, Raúl Santa Eufemia, secretario de Acción Sindical de UGT, expresó la confianza en lograr un avance concreto este viernes. Los sindicatos recuerdan que han presentado durante todos estos meses propuestas «sólidas» a la compañía francesa, y no aceptarán que se bloquee el proceso negociador a no ser por la circunstancia de que hubiera un comprador en firme.

El acuerdo social que se suscribió antes del verano marcaba unos plazos para materializar la venta antes de finales de septiembre. «Solo en el caso de un comprador, se podría prorrogar el proceso», puntualizan los sindicatos.

Respuesta en lo tribunales y en la UE

Los dos representantes sindicales, que acudirán este viernes a la reunión de Arroyo de la Encomienda, se mostraron poco flexibles por si en el encuentro detectan una intención por parte de Lactalis de «engañar» a los trabajadores.

«La respuesta será entonces contundente no solamente en el campo de los tribunales, sino en el político europeo, puesto que recibieron fondos en su momento».

En la confianza de que la reunión de mañana sirva para concretar una salida, tanto CC OO como UGT no ocultaron que encabecerán movilizaciones «contundentes» para evitar que «se arranque» una fábrica con fuertes vinculaciones industriales con la capital. Santa Eufemia dijo además que Valladolid no puede permitirse perder estos metros de actividad empresarial.