El Norte de Castilla

El director de Biotran anima a los futuros empresarios a «confiar en sí mismos»

La premiada Sandra Pilar, junto a Ignacio Crespo, Ana María Cuesta de las Moras y Jose Antonio Salvador Insúa.
La premiada Sandra Pilar, junto a Ignacio Crespo, Ana María Cuesta de las Moras y Jose Antonio Salvador Insúa. / Henar Sastre
  • El vallisoletano Ignacio Crespo inauguró el Grado de Comercio 2016-2017 con una instructiva ponencia en la facultad

Llega septiembre y con él los jóvenes universitarios vuelven -o llegan por primera vez- a las facultades de la Universidad de Valladolid. Y, como ya es tradición, la Facultad de Comercio brinda a los suyos su particular bienvenida con una ‘masterclass’ a cargo de una figura de relevancia en el mundo comercial y empresarial. Este curso 2016-2017, dicho honor ha recaído en el vallisoletano Ignacio Crespo Gutés, director general de la compañía de gestión de residuos Biotran, líder en el sector en Castilla y León, quien ilustró en la mañana de ayer a los futuros graduados con sus experiencias y conclusiones sobre esta «dura pero apasionante» profesión.

En el aula magna ‘Rector Fernando Tejerina’ de la Facultad de Comercio, el acto comenzaba a las 12 horas con la intervención del decano, José Antonio Salvador Insúa, que recibía a los alumnos con unas calurosas palabras de ánimo y aliento. Primeramente, se premió a la recién graduada Sandra Pilar Arnanz, mejor nota de TFG el pasado curso, con una placa conmemorativa, un diploma y una suculenta beca de seis meses de prácticas remuneradas en una empresa del sector. «Espero que esto sea un estímulo para los demás», declaraba el decano.

El salón de actos se abarrotó de jóvenes estudiantes del Grado de Comercio.

El salón de actos se abarrotó de jóvenes estudiantes del Grado de Comercio. / Henar Sastre

Este reconocimiento dio paso a la intervención de Ana María Cuesta de las Moras, Jefa de Servicio de Promoción Comercial de la Junta. Cuesta, quien lleva colaborando muchos años con la facultad, mostraba su satisfacción con el importante papel de esta en la formación de los futuros empresarios de Valladolid y Castilla y León. «El grado en Comercio dota a nuestros jóvenes de los suficientes conocimientos para que puedan abordar de forma satisfactoria los retos y las necesidades de las empresas».

Seguidamente, el decano dio la palabra al gran protagonista del evento, Ignacio Crespo Gutés, director general de Biotran, compañía puntera en la recogida y el tratamiento de residuos. «No es tarea fácil ser empresario. Es duro, no os voy a engañar, pero es apasionante», comenzaba. Él lo sabe bien, pero, en su caso, el trabajo y la dedicación que le ha dedicado durante casi dos décadas a su proyecto personal se han visto recompensados. Biotran nacía en 1998 con una pequeña oficina, tres empleados y un solo vehículo, y hoy es líder indiscutible del sector en Castilla y León, con unos 70 trabajadores, una cobertura de alrededor de 20.000 clientes y, además de sus dos plantas en la comunidad, otras en Cataluña, Castilla - La Mancha, Extremadura e incluso Perú. «Innovar es la clave», declaraba.

La compañía ha logrado algo tan beneficioso como impensable hasta hace poco tiempo: reciclar medicamentos de manera íntegra. Por un lado, procesan el papel y el plástico del emboltorio o bote, y por el otro, lo que resulta fabuloso y digno de ser destacado, convierten el propio fármaco en combustible. «Debemos cuidar el medio ambiente. Nuestro objetivo no es otro que dejar el mundo lo mejor posible para nuestros hijos».

Trabajo en equipo

Así mismo, el empresario reconocía que ese éxito no es, ni mucho menos, únicamente suyo. «Esto no sería posible sin todos y cada uno de los profesionales con los que tengo el gusto de trabajar, sin su compromiso, sin su dedicación. Aprendo cada día de ellos. No se puede conseguir nada si no sabes trabajar en equipo». Crespo alentó a los jóvenes que abarrotaron el salón de actos a «apostar» por ellos mismos. «Recordad que el 70 % del empleo es generado por pymes y emprendedores».

También insistió en la importancia de especializarse, así como tener visión global de negocio. «Por ejemplo, vosotros los jóvenes veis el teléfono móvil como una extensión de vuestro cuerpo, nosotros sin embargo ya lo vemos como un potencial residuo. Tenemos que averiguar como reciclar las baterías, el plástico y demás materiales». Además, el empresario se atrevió a mencionar los sectores que, en su opinión, tienen mayor futuro: el mercado digital, la tercera edad, el turismo y la agroalimentación. Crespo concluyó su ponencia deseando a los presentes mucho éxito en el futuro.

Posteriormente, el decano procedió a reconocer los mejores expedientes de cada curso en el pasado año académico. Los premiados fueron Cristina A. González en 1º, B. Darío Delgado Oliveros en 2º, Lucía Álvarez Mangas en 3º y Alejandro Ruiz de Lucas en 4º. Este último no pudo recogerlo personalmente por «encontrarse trabajando, afortunadamente», prueba del alto índice de empleabilidad del que hace gala la Facultad de Comercio de la UVA, según palabras de José Antonio Salvador.

Por último, y antes de desear suerte a los jóvenes universitarios, este aseguró que muchos de los ya graduados que terminaron el curso pasado ya están trabajando y que desde la facultad colaboran y seguirán colaborando estrechamente con las empresas, mientras que recordó: «Aquí no sois un número, sois personas. Nosotros vamos a seguir haciendo un gran esfuerzo por formaros e impulsaros, esperamos lo mejor de vosotros».