El Norte de Castilla

Libros de texto.
Libros de texto. / EL NORTE

El desembolso de la vuelta al cole

  • El regreso a las aulas se encarece otro 1,2% y ronda los 700 euros en centros públicos

Septiembre tiene olor a libros nuevos. Seguramente esta sea una de las respuestas que les darán muchos estudiantes si les preguntan por el inicio del curso. Si recurren, sin embargo, a sus padres, probablemente para ellos llegue con el sonido de una caja registradora. Y es que, lejos de la ilusión de encontrar a viejos y nuevos compañeros, el coste de libros de texto, uniformes y material escolar empaña, en numerosos hogares, los días que siguen a agosto.

Según las estimaciones de la Unión de Consumidores de Castilla y León (UCE), las familias castellanas y leonesas incrementarán su gasto, de media, un 1,2% con respecto al curso anterior. Un importe que variará, sobre todo, dependiendo del tipo de centro escolar escogido. En los colegios privados, el desembolso medio ascenderá hasta los 1.943 euros; en los concertados, alcanzará los 1.216; y en los públicos, asumirá 699.

La mayor partida en el caso de los privados y concertados es la reservada al uniforme. En el primer tipo de centros, supone el 17% del total (con 325 euros de media) y, en el segundo, un 26% (con 310). Aunque en los colegios públicos el vestuario suele ser libre, esto no tiene por qué suponer un ahorro. La UCE calcula que las prendas de marcas conocidas, demandadas por muchos pequeños, pueden doblar el gasto de las menos populares. Por eso recomiendan, por ejemplo, reutilizar las mochilas y, a la hora de adquirirlas nuevas, optar por las de marca blanca, con las que podrían ahorrar entre un 20 y un 30%.

Los libros de texto también representan un buen pico. De media (ya que, conforme aumenta el nivel de estudios, se incrementa el importe), suponen un montante de 254 euros. El informe de la agrupación indica que «la mayor subida se ha producido en Educación Primaria y Secundaria, siendo más baja en Bachillerato y prácticamente nula en Educación Infantil». El material escolar, por su parte, es parejo en los tres tipos de centros, discurriendo entre los 105 euros de los públicos y los 129 de los concertados.

El comedor encarece la vuelta a la rutina: supone una media de 143 euros en los colegios públicos, 158 en los concertados y 168 en los privados. El transporte escolar, gratuito en los primeros, supone 116 euros a los usuarios de concertados y 130 a los que estudian en privados.

Como en casi todo, en el retorno a las clases también hay trucos. Uno de los más extendidos es ya una constante en muchos hogares: la previsión. Según un estudio realizado por la empresa Privalia, 8 de cada 10 familias opinan que es el «ingrediente estrella» de esta época. El 56,4% de los hogares afirma realizar las compras de cara al nuevo curso con un mes o más de antelación, mientras que un más tímido 18,4% confiesa dejarlo para la semana anterior. El ahorro no es el único motivo que los encuestados alegan a favor de las compras anticipadas; la tranquilidad y la mayor variedad de productos también subyacen en esta práctica.

Y eso se nota en Valladolid. Así lo cercioran, al menos, desde Justo Muñoz. «La gente aprovecha las rebajas para estas compras. Desde finales de julio y principios de agosto, la demanda de mochilas ha sido muy fuerte», explican.

Con ellos coinciden en El Corte Inglés, quienes, además, recuerdan que «hay que tener en cuenta que la campaña comercial de la vuelta al cole comenzó a últimos de junio». Una campaña que refuerzan con «promociones especiales, que no son rebajas, pero que suponen importantes descuentos» y con otras facilidades para las familias, como la posibilidad de financiación.

Este año, ambas cadenas han notado un incremento de las ventas con respecto a ejercicios anteriores, sobre todo en algunos productos. Porque, como es costumbre, en cada horquilla de edad la demanda se concentra en determinados artículos.

El material escolar de los alumnos de preescolar está impregnado de los personajes de ‘La patrulla canina’ y ‘Frozen’ (aunque esta última con menos fuerza que en cursos pasados). En lo que respecta a los niños de Primaria, los reyes son ‘Blaze and the monster machines’, ‘Los Vengadores’, ‘Spiderman’ y ‘Soy Luna’. Los diseños de Totto también tienen éxito.

Las marcas

En la ESO y Bachiller, se cambian las figuras por las marcas. «Se está notando que, a partir de los doce años, demandan calidad: base reforzada, material superior… A los quince, a esto se suma el gusto por las marcas deportivas. Muchas veces aprovechan las unidades en oferta. No les importa que sean los modelos de temporadas anteriores, ya que, al ser buenas mochilas, pueden durar más de un curso», comentan desde Justo Muñoz. Nike, Adidas o Quiksilver son algunas de las más solicitadas en El Corte Inglés.

En lo que se refiere a los uniformes, los números que maneja esta cadena son menores a los del informe de la UCE. Cifran en torno a los 180 euros la uniformidad completa (el conjunto de calle más el de deporte) y en 85 la de aquellos centros que solo requieren vestimenta deportiva. Unos importes, eso sí, en los que no se incluye el precio del calzado ni de los complementos.

Los libros de texto, por su parte, alcanzan un montante medio de 200 euros para Educación Infantil, 250 para Primaria y 300 para la ESO. El material escolar habría que adquirirlo aparte.

Si la compra presencial tiene unos puntos fuertes, las operaciones en línea tienen otros. La Red se confirma como una tendencia en alza. Según los datos de Privalia, un 39% de los compradores invertirán entre 50 y 100 euros por hijo. Por su parte, un 30% tiene previsto superar el umbral de los 100 euros.

Segunda oportunidad

Las tiendas ‘online’ tienen otra ventaja: la facilidad para encontrar productos de segunda mano o para vender aquellos a los que ya no se les va a dar uso. Una segunda oportunidad que, en páginas como Amazon o Google Play Books, adquiere otra forma: el alquiler. La opción de arrendar los libros de texto es, todavía, novel en el entorno regional, pero podría suponer una notable reducción del gasto.

En esta línea, una alternativa más conocida es el programa Releo, de la Consejería de Educación de la Junta de Castilla y León. Consiste en un banco de libros de texto y material curricular para el uso por parte del alumnado mediante el sistema de préstamo y reutilización. La convocatoria de este año ya se ha cerrado, pero animar a los centros educativos a participar puede ser una buena opción a tener en cuenta de cara a próximos ejercicios.

Otra oportunidad de abaratar la adquisición de los libros de texto o del material escolar viene de la mano de las becas y subvenciones públicas. El Ayuntamiento de Valladolid anunciaba en agosto la aprobación de las ayudas para la compra de material escolar destinadas al alumnado del segundo ciclo de Educación Infantil, Primaria y Secundaria para el curso 2016-2017, que doblará el presupuesto de la del año 2015, con una partida de 48.500 euros.

Los municipios de la provincia que tengan menos de 20.000 habitantes también están a tiempo de optar a las ayudas de la Diputación. Sus consistorios podrán solicitar, hasta el próximo 30 de septiembre, subvenciones para financiar la adquisición de material escolar por parte del alumnado matriculado en el segundo ciclo de Educación Infantil. La cuantía total destinada a este particular es de 200.000 euros.