El Ayuntamiento fuerza una reunión a finales de julio para revisar el convenio del soterramiento

  • Renfe alega dificultades logísticas que siguen sin permitir dar una fecha para el traslado de los nuevos talleres

El Ayuntamiento de Valladolid forzó hoy la fecha para una reunión a finales de julio, el día 28, de nuevo en Madrid, que sirva, de forma definitiva, para revisar el convenio del soterramiento. Así, se podrán realizar las aportaciones de los socios que decidan cómo afrontar la deuda y el proyecto, «entendiendo que no puede esperarse al final del verano para clarificar el futuro de esta cuestión, vital para la ciudad», según informaron fuentes municipales.

Los concejales de Urbanismo y Hacienda, Manuel Saravia y Antonio Gato, respetivamente asistieron hoy en las oficinas de ADIF en Madrid a un encuentro en el que estuvieron presentes también técnicos municipales, representantes del Gobierno de Castilla y León, del Administrador de Infraestructuras Ferroviarias y de Rende, además de la gerente de la Sociedad Valladolid Alta Velocidad.

En el encuentro se analizó la última tasación realizada por SEPIGSA y se acordó «acometer un ajuste fino de las cuentas», valorando las tres opciones planteadas en las últimas reuniones de la Sociedad Valladolid Alta Velocidad (SVAV) para el futuro del soterramiento de las vías del tren. Por un lado la inicial planteada por el Plan Rogers, una intermedia que mantiene la Estación del Norte en superficie y una última que plantea no soterrar y limitar la acción del proyecto a actuaciones de permeabilidad entre ambos lados de la vía.

El concejal de Urbanismo, Manuel Saravia, explicó que Adif está trabajando en el escenario intermedio, «manteniendo la estación en superficie, pero soterrando», acometiendo con más urgencia actuaciones de señalización y priorizando la solución a corto plazo a los problemas que suponen para la estación el incremento de la demanda, que se calcula en un 80 por ciento, a consecuencia de la puesta en marcha de las líneas de Alta Velocidad.

Decisión urgente

El Ayuntamiento insistió en «no dejar para septiembre la revisión del convenio», puesto que a juicio del equipo de Gobierno, la decisión es urgente, y lamentó los nuevos “problemas logísticos” que aduce Renfe y que impiden que pueda facilitarse una fecha definitiva para el traslado a los nuevos talleres.

En este sentido, Manuel Saravia señaló que el Ayuntamiento está pendiente la construcción de una «playa de vías y otra de contenedores que permitan la operación de trenes de mercancías, lo que resolvería la salida de los vagones de Renault», algo que consideró «es muy urgente».