El Ayuntamiento pide 320,5 millones a Junta y Fomento por la deuda del soterramiento

El alcalde explica la situación de la deuda del sotarramiento.
El alcalde explica la situación de la deuda del sotarramiento. / H. SASTRE
  • Propone dos años de carencia del crédito de 400 millones y mantener el proyecto inicial para no retrasar su ejecución, pese a la consulta prevista a los ciudadanos

El Ayuntamiento de Valladolid reclama financiación al Ministerio de Fomento -Renfe y Adif- y a la Junta de Castilla y León para que la Sociedad Valladolid Alta Velocidad cuente con liquidez para impulsar el soterramiento, lo que le permitiría disponer de suelo urbano, que a través de su venta le reportaría ingresos para hacer frente al crédito de 400 millones suscrito en 2011. Hasta el momento, las obras ejecutadas han supuesto un desembolso de 471 millones, si bien para rematar el proyecto se estima que serán necesarios otros 596.

Ésta es la propuesta que el Consistorio ha remitido al resto de socios de Valladolid Alta Velocidad, es decir, las empresas Renfe y Adif (Administrador de Infraestructuras Ferroviarias) y la Junta para su debate en la reunión del Consejo de Administración, prevista para el próximo martes, 16 de febrero, a las 11.30 horas en las sede de la Sociedad, situada en la calle Fray Luis de León en la capital vallisoletana. El encuentro estaba previsto para el 9 de febrero, si bien se retrasó.

Los tres representantes del Ayuntamiento han planteado que el Consejo aborde tres cuestiones; la refinanciación del crédito bancario, la reconsideración del proyecto urbanístico y ferroviario y la revisión del convenio suscrito en 2002 por parte del Ministerio de Fomento, el Consistorio y la Junta. La estrategia diseñada por el Ayuntamiento plantea pedir al sindicato bancario un periodo de dos años de carencia total (2016 y 2017), con el objetivo de acometer las actuaciones ferroviarias "prioritarias", con el objetivo de que la Sociedad disponga de los terrenos y pueda ponerlos a la venta para captar recursos, que irían destinados a devolver el préstamo.

Asimismo, el Consistorio entiende que la tramitación y aprobación de modificaciones en el proyecto “agotaría el periodo de dos años” de carencia del crédito, impidiendo la ejecución de las obras y, por lo tanto, la venta de parcelas. Por ello, el Ayuntamiento pedirá un “impulso definitivo” a la operación para acometer de forma “inmediata” aquellas actuaciones que permitan completar las obras necesarias para la liberación de suelos. Para ello, insiste en que el Ministerio, Renfe y Adif deben aportar financiación ya que además el valor de los terrenos se sitúa en los 614 millones, según la última tasación realizada por Tinsa.

El alcalde de Valladolid, Óscar Puente, sostuvo hoy en que la propuesta solo “pide lo que se debe a la Sociedad”. “No se puede pretender es haber firmado un convenio que permutaba terrenos por unos talleres que iban a costar 50 millones y eso mismo sirva para unos terrenos que han costado 200”, dijo y añadió que si Renfe y Adif no están en condiciones de abonar lo que deben a la entidad está “claro donde está el problema”. También aseguró que el Ayuntamiento se defenderá si los bancos piden responsabilidades.

El documento del Consistorio reconoce que el soterramiento del ferrocarril se frustrará “si no se pode una solución rápida y efectiva”. También considera evidente que han cambiado los compromisos suscritos en el convenio del año 2002, así como los tipos de interés, que han consumido más del 25 por ciento del importe del préstamo. Además, precisa que el contrato del crédito permite su revisión y que la venta de terrenos no se podrá hacer al ritmo previsto cuando se aprobó en 2011.

Refinanciación del crédito

La propuesta sobre la refinanciación del crédito plantea mantener el vencimiento el 31 de julio de 2021; una carencia total en 2016 y 2017; un tipo de interés a partir de este ejercicio de Euribor con un margen del cero por ciento, así como un calendario de reducción de la deuda de 300 millones en 2018, 200 en 2019, 100 en 2020 y 50 en 2021. Además, conllevaría una serie de compromisos, entre ellos, inyectar liquidez a la sociedad, con una transferencia de Renfe por importe de 118 millones; de Adif, por 159, más 34,05 por el cumplimiento del convenio; 9,5 de la Junta de Castilla y León, así como el importe íntegro de la nueva estación de viajeros, que asumiría Fomento.

También el Ayuntamiento plantea el traslado completo al nuevo Complejo Ferroviario de Renfe de la actividad de los talleres y la inmediata puesta a disposición de los terrenos del centro de Valladolid, la conclusión de la variante mercancías y la liberación de los suelos de Ariza y el cierre del proyecto de ejecución del túnel urbano, en el que se valoren todas las “posibilidades de reducción presupuestaria”, así como una resolución de interpretaciones sobre la obra de soterramiento del Pinar de Antequera.

Proyecto y convenio

La propuesta municipal propone que el Consejo de Administración acuerde impulsar las actuaciones de forma inmediata y ejecutar las obras pendientes en los términos inicialmente previstos en los proyectos y planes aprobados. “No parece conveniente plantearse en este momento la modificación del proyecto y sí abordar sin demora las actuaciones, iniciadas o por iniciar, que permitan liberar suelo del uso ferroviario y ponerlo en el mercado en las mejores condiciones”, precisa el texto.

Finalmente, señala que el modelo basado en las plusvalías de los terrenos “no es válido” y demanda incluir en el convenio firmado entre las tres administraciones una adenda que contemple fórmulas de financiación “realistas y adaptadas a la situación económica actual”, que hagan viable a la operación. En síntesis, el Ayuntamiento pide que se incrementen las aportaciones del Grupo Fomento para financiar las actuaciones ferroviarias y las de integración de la red arterial.