Adif encarga un estudio sobre la rentabilidad del AVE a Valladolid y su conexión con Atocha

Un AVE en la estación de Valladolid.
Un AVE en la estación de Valladolid. / ICAL
  • El informe, que estará listo en seis meses, analizará la demanda de este corredor y el potencial que ofrece la conexión de las dos estaciones madrileñas en 2016

Adif Alta Velocidad ha encargado la realización de estudios para actualizar la demanda y rentabilidad de la línea Valladolid-Segovia-Madrid y su conexión con la estación madrileña de Atocha, que estará lista a primeros del próximo año, según informa Ical. La entidad, adscrita al Ministerio de Fomento, espera tener este informe en un plazo de seis meses, ante la apertura del túnel urbano que conectará las terminales de Chamartín y Atocha, vertebrando las comunicaciones ferroviarias del norte y sur de España.

La empresa Tema Ingeniería elaborará el informe que analizará los usuarios de la línea de 179,6 kilómetros que entró en servicio en diciembre de 2007. Precisamente, el Tribunal de Cuentas, en el informe de fiscalización de la financiación de las infraestructuras ferroviarias en el periodo 2011 y 2013, avisó de que con el actual modelo de financiación de la línea hasta Valladolid, basado en el canon que Renfe paga a Adif, solo se cubre el 16 por ciento del coste de construcción.

Las dudas sobre la rentabilidad del corredor del AVE a Valladolid podrían despejarse con la extensión de la línea hacia el norte. El pasado 30 de septiembre sumó otros 162 kilómetros, con la apertura de la línea hasta Palencia y León. En el primer mes duplicó el número de viajeros de la relación con Madrid, con un total de 67.000 pasajeros. Sin duda, sus posibilidades se ampliarán con la conexión el próximo año de Chamartín y Atocha, pero también con la apertura de la Variante de Pajares o del AVE a Burgos.

El operador de infraestructuras ferroviarias pretende tener una información precisa de la demanda de este corredor. De hecho, en septiembre, lanzó un concurso, dotado con 2,46 millones de euros, para realizar un análisis de la demanda y rentabililidad de siete corredores, de los que tres surcan el territorio de Castilla y León. Este estudio formaba parte del conjunto de acciones que la empresa pública está llevando a cabo dentro de la estrategia de planificación de la red de alta velocidad española.

Este entramado 'AVE' se transformará en unos meses. A principios de 2016 el pasajero que viaje en AVE de norte a sur, por ejemplo, de Valladolid a Sevilla, no tendrá que bajarse en Chamartín y hacer transbordo en metro o cercanías hasta Atocha para coger otro tren. Está previsto que en los primeros meses de 2016 entre en funcionamiento el servicio de alta velocidad que conectará las dos grandes estaciones de Madrid a través del túnel de ancho internacional, que vertebrará la red ferroviaria española.

Esta infraestructura articulará la conexión de todas las líneas de alta velocidad con origen o destino en la mitad norte peninsular con las que tienen origen o destino en la mitad sur y este. Hasta ahora, sólo había servicios directos con trenes Alvia, denominados 'pasantes', que conectan Gijón o Santander con Alicante o Cádiz.

Atajo al sur y Levante

El túnel, una inversión de unos 200 millones de euros, se inició en 2010 y se completó en febrero de 2011. Sin embargo, la crisis retrasó la instalación de sistemas ferroviarios, como la señalización, las telecomunicaciones y la electrificación. Atraviesa el subsuelo de la capital a 45 metros de profundidad y sortea ocho líneas de metro, así como los otros dos túneles en ancho convencional ya existentes entre Atocha y Chamartín. Tiene una longitud de 7,3 kilómetros, de los que 6,8 se excavaron mediante tuneladora, así como nueve salidas de emergencias. El tren circulará a una velocidad máxima de 120 kilómetros por hora.

Además, se han instalado dos nuevas vías en el tramo Atocha-Torrejón de Velasco adicionales a las dos que ya prestan servicio actualmente, tanto a los corredores Madrid-Andalucía y Madrid-Levante. A estas dos infraestructuras se suma la ampliación de la estación de Puerta de Atocha con una nueva terminal de llegadas, en 2010.

Chamartín, terminal cero de Barajas

La estación de Chamartín se convertirá en la 'terminal cero' del aeropuerto Adolfo Suárez Madrid Barajas mediante la puesta en marcha de un mayor número de conexiones directas entre ambas infraestructuras, según los planes del Ministerio de Fomento para el próximo mandato, que pretende crear el primer 'hub ferro-aeroportuario' del mundo.

El Gobierno ha propuesto remodelar la estación de Chamartín, «un recinto que está llamado a convertirse en el nudo del todas las líneas AVE del Norte», según la ministra Ana Pastor, que propone reforzar y facilitar sus enlaces con el aeropuerto mediante conexiones directas, sin paradas intermedias, entre ambas infraestructuras.

Demanda

El número de viajeros de Renfe en los servicios comerciales logró en 2014 un nuevo tope histórico con 29,7 millones de desplazamientos, un 16 por ciento más que el año anterior, crecimiento que se mantiene en 2015. En septiembre, casi 2,5 millones de pasajeros viajaron en trenes AVE y de larga distancia en España, mes en el que se produjo la primera caída desde enero del año 2013, cuando se inició la nueva tarifa de la operadora.

A pesar de este revés, el Grupo Renfe registró unos números rojos de 26,1 millones de euros entre enero y septiembre, lo que supone una reducción del 83,2 por ciento con respecto a las pérdidas e idéntico periodo de 2014, que ascendieron a 155,2 millones. De esta manera, la empresa pública presidida por Pablo Vázquez encara el último trimestre con muchas posibilidades para reducir a la mitad sus pérdidas en el conjunto del año, hasta unos 100 millones de euros.