Óscar Puente atraviesa el paso a nivel de Pilarica en la campaña electoral de 2011.
Óscar Puente atraviesa el paso a nivel de Pilarica en la campaña electoral de 2011.

El alcalde fijará el jueves con la ministra Ana Pastor el futuro del soterramiento

  • Puente solicitó por carta a la titular de Fomento la necesidad de conocer la posición del Gobierno para avanzar en el plan

Justo un mes después de que el alcalde de Valladolid pidiera al Ministerio de Fomento información sobre su postura acerca del proyecto del soterramiento, Óscar Puente tendrá respuesta. El próximo jueves, día 10, la ministra Ana Pastor recibirá al regidor para aclarar la postura del Gobierno sobre la transformación de la red arterial ferroviaria y las obras vinculadas, tal y como demandó Puente en una carta que remitió al ministerio el pasado 10 de agosto.

En esa misiva, el alcalde ponía a la ministra en antecedentes y explicaba que ese proyecto de transformación de la red ferroviaria es uno de los «asuntos críticos» que en materia urbanística vive la ciudad desde hace años y tiene que ver, «de forma decisiva, con su ministerio». Suponen la construcción de los nuevos talleres de Renfe, una obra ya concluida, y el soterramiento de las vías férreas a su paso por la ciudad, proyecto que está pendiente de ejecución en su mayor parte.

Puente relata a la titular de Fomento que este proyecto ha sufrido grandes retrasos y genera además una «enorme inquietud» entre la población porque no hay una información «clara y creíble» sobre la situación y perspectivas del proyecto, como tampoco se observa «ningún empuje suficiente, ningún impulso político que muestre claramente la posición favorable de la Administración central hacia su conclusión en un plazo razonable».

En esa carta, el alcalde de Valladolid recuerda que a primeros de julio visitó las oficinas de Adif y estuvo en contacto con la presidenta de la Comisión Ejecutiva de la Sociedad Alta Velocidad 2003, SA, «pero en el momento actual ni siquiera se ha constituido el nuevo Consejo de Administración, y menos aún se ha debatido sobre su refinanciación». Puente añade que tampoco se ha avanzado sobre otros asuntos que pueden parecer menores, pero que están estrechamente vinculados al desarrollo del proyecto y que también preocupan a los vallisoletanos, como la supresión del paso a nivel de Pilarica o la cesión del viejo depósito de locomotoras al Ayuntamiento.

En un tono cordial, pero apremiante para conocer el grado de respaldo del Gobierno a los proyectos urbanísticos de Valladolid, el regidor «reclama» al Ministerio de Fomento la activación «apremiante» de los trámites para la constitución del nuevo Consejo de Administración de la Sociedad Alta Velocidad y la convocatoria de una «reunión urgente», en los primeros días de septiembre, «como muy tarde», para estudiar la situación y fijar lo antes posible, y de forma inequívoca, la posición del ministerio.

Operación financiera

Pastor ha accedido a ese encuentro urgente y será el próximo jueves cuando ambos responsables traten de avanzar en un proyecto que busca soterrar las vías ferroviarias, coser la ciudad y crear nuevos barrios. Una obra que se topa con dificultades añadidas al quebrar la operación financiera que permitiría sacar adelante el proyecto. Basada en la venta de parcelas, la depreciación del suelo tras la explosión de la burbuja inmobiliaria complica la obtención de liquidez para pagar la obra. De hecho, el valor del terreno afectado por el soterramiento ha pasado de los 818 millones de euros de 2010, según la tasación que realizó entonces Tinsa, a los 397,3 millones de euros que costarían ahora, según la valoración de Knight Frank.

Ese suelo está situado en Argales, Ariza, Campo Grande y en la estación de autobuses.

Conscientes de que la financiación es el principal obstáculo del proyecto, el Ayuntamiento ha decidido poner a la venta este mismo mes una parcela cercana a Farnesio y Arco de Ladrillo para testar el valor real del suelo y poder calcular el valor del resto de los terrenos. Esta propuesta, que fue avanzada el mes pasado por el teniente de alcalde y concejal de Urbanismo, Manuel Saravia, persigue conocer el alcance de las ofertas de los promotores inmobiliarios por una parcela de 4,5 hectáreas con posibilidad de albergar más de 300 viviendas.

El nuevo equipo de Gobierno, formado por el bipartito PSOE-Valladolid Toma la Palabra (IU-Equo), ha impulsado desde su toma de posesión un proyecto que consideran clave para el desarrollo de la ciudad y que genera «una enorme inquietud» en la población. En apenas dos meses de gestión, el equipo liderado por Óscar Puente ha dejado claro que no renuncia al proyecto, aunque ha evitado dar garantías porque no cree que, a medio plazo, pueda salir adelante. Pese a todo, cree que debe intentarlo y estudia como alternativa al soterramiento una opción más barata: una estación a término. Los trenes llegarían a Campo Grande para coger y dejar pasaje y circunvalarían la ciudad por la variante de mercancías. De esta forma, se podrían eliminar las vías entre la estación y Pilarica.

Pero también estudian otras opciones financieras, como la renegociación de las condiciones del préstamo, por el que en 2016 el Ayuntamiento tendrá que pagar 5 millones de euros de los 20 en intereses que debe afrontar la Sociedad Alta Velocidad. Serán también estos asuntos los que el alcalde ponga sobre la mesa de la ministra de Fomento el próximo jueves.