La Feria de la Naturaleza llena Valbuena de Duero de aire medieval

Recreación del nombramiento de Valbuena como Villa Real por parte de Doña Urraca a la considesa Estefanía de Armengol.
Recreación del nombramiento de Valbuena como Villa Real por parte de Doña Urraca a la considesa Estefanía de Armengol. / A. O
  • Por segunda vez se recreó a llegada de la condesa Estefanía de Armengol a la localidad

En un entorno natural a la orilla del río Duero, en el parque de La Isla, se está celebrando durante el fin de semana la VI Feria Medieval en la Naturaleza de Valbuena de Duero.

Rodeado de un paisaje de ribera en el que no falta un antiguo molino y su pesquera, este mercado ha reunido a una veintena de puestos que ofertan productos artesanos, tradicionales y de la tierra. En este paraje idílico se inauguró ayer un mercado del Medievo donde por la tarde tuvo lugar la II Recreación Histórica de la llegada a la población de la condesa Estefanía de Armengol, teatralización realizada por los vecinos que, ataviados para la ocasión, se centra en la declaración de Villa Real del municipio y su cesión por parte de la reina doña Urraca a la condesa Estefanía de Armengol, nieta de quien recibiera el encargo de repoblar Valladolid en el siglo XI, el conde Pedro Ansúrez. Estefanía de Armengol también dejó huella en la población fundando en su término municipal el monasterio de Santa María de Valbuena en el siglo XII –ubicado en la actual pedanía de San Bernardo-, hoy sede de la Fundación Las Edades del Hombre y del primer hotel balneario de 5 estrellas de la región. Estos hechos históricos fueron interpretados por los actores ante un público que cerró su intervención con un cerrado aplauso.

En cortejo, la reina, la condesa y un nutrido grupo de cortesanas, y algún que otro cortesano –niños incluidos-, partieron de la Plaza Mayor para dirigirse hasta La Isla donde se procedió al acto protocolario de cesión de tierras y población por parte de doña Urraca a Estefanía de Armengol. Primero intervino un pregonero que dio la bienvenida a los asistentes y realizó una auténtica tarea de guía turístico del contorno, explicando al detalle todos y cada uno de los parajes y monumentos emblemáticos de los alrededores. A continuación fue turno para el alcalde, José Augusto Rodríguez, quien como representante vecinal, real y figurado –pues también participó de la recreación-, hizo los honores para que la reina procediese a declarar villa de realengo a Valbuena y también para que esta entregara las llaves del municipio a la condesa. Una vez concluido esta transmisión real, Estefanía de Armengol, con la nuevas posesiones, procedió a ceder parte de ese territorio a fray Diego, monje cisterciense que representó a los que en su día levantaron el monasterio de Santa María de Valbuena en los dominios entregados por la aristócrata Armengol. Varias cortesanas del séquito real dieron por finalizada la ceremonia con diferentes intervenciones en las que no faltaron loas al territorio de Valbuena ni a uno de sus productos emblemáticos, el vino de la Ribera del Duero.

La Feria de la Naturaleza llena Valbuena de Duero de aire medieval

Durante este domingo continúa la celebración de este evento, por lo que aquellos que asistan, además de poder adquirir los productos que se venden en el mercado, pueden disfrutar de diferentes actividades destinadas al público infantil y adulto como talleres artesanales de bisutería, cestería y de pompas; disfrutar de la gastronomía de la zona que ofrecen los establecimientos hosteleros del pueblo, de una cata de queso de iniciación, y de los vinos de distintas bodegas de la Ribera del Duero asentadas en Valbuena y que se sirven en una cantina medieval habilitada para tal efecto.

En el stand del Ayuntamiento se pueden conocer todos los recursos y servicios con los que cuenta el municipio -principal objetivo de esta propuesta junto con el de dinamizar la actividad en la localidad-, y en él también se están llevando a cabo diversos sorteos de lotes productos para aquellos que realicen compras en los puestos instalados, casetas que este año también tienen sus propios premios como recompensa a su participación.