El Norte de Castilla

Los caballos de Manzanillo ya comen y beben gracias a la colaboración vecinal

fotogalería

Los caballos en el corral en el que fueron alojados. / A. O.

  • Preocupa un posible problema de salud pública ya que los animales se encuentran en pleno casco urbano

Seguro que no será el único asunto que estará esperándola y que verá en cuanto tome posesión de su cargo la nueva delegada del Gobierno en Castilla y León, María José Salgueiro Cortiñas, algo que sucederá a mediados de esta semana con la que se despide el mes de agosto. Pero entre los temas a solucionar la delegada gubernamental se va a encontrar con uno que ocupa y preocupa a los vecinos de Manzanillo y que le ha sido remitido a través del pertinente escrito realizado por el Ayuntamiento de esta población cercana a Peñafiel.

Los caballos que llegaron en un camión, según algunos testigos procedente de la provincia de Segovia, después de varios días en su nuevo hogar presentan buen estado y lucen buen aspecto, y según han comentado las mismas personas, casi de manera furtiva y a últimas horas de estas últimas tardes se ha visto a varios varones atendiendo a los cuadrúpedos, llegando a enganchar, a través de una manguera, el agua de una casa abandonada para que las caballerías puedan beber. También se aprecia paja esparcida por el suelo para alimentarles. Los individuos han sido identificados por los vecinos que les han visto como procedentes de Peñafiel.

Los equinos están en un amplio espacio, vallado en su perímetro pero a la intemperie, del que se fue adueñando una familia –calificada de conflictiva por la vecindad- que llegó al municipio hace quince años procedente de Peñafiel. Poco a poco los miembros del clan, que hasta hace tres semanas residían en una infravivienda que parece han abandonado, fueron derribando las tapias de diferentes patios y traseras de casas abandonadas –pero con propietarios- cercanas a la suya, para conseguir este amplio cercado acotado por paredes de adobe, ladrillo, piedras y otros elementos como tableros de madera, somieres o uralitas, pero que carece de techumbre alguna, por lo que los equinos están expuestos a las condiciones meteorológicas.

El Ayuntamiento pide soluciones

Las preocupaciones de los vecinos han llegado al Gobierno regional a través de un escrito realizado por el Ayuntamiento. En esta misiva se solicita a la institución que representará una solución al problema de la veintena de caballos que esta semana que dejamos atrás fueron descargados en un gran corral ubicado en pleno casco urbano. Desde el Consistorio solicitan diligencia a la administración que corresponda ya que preocupa el bienestar de los animales y también para que no se llegue a producir un problema de salud pública, pues el sitio donde están encerrados los equinos está ubicado en pleno casco urbano y, como se ha expuesto, al aire libre. Los vecinos preguntados explican que ya son claramente perceptibles los olores que provienen del corralón. Incluso alguno que acaba de llegar al pueblo a pasar las vacaciones y que desconoce este tema, ha llegado a comentar a otros convecinos el fuerte olor a caballo que se respira en la localidad. Algún vecino de Peñafiel incluso se ha acercado a comprobar la situación de los equinos al leer la noticia.

Valga recordar que el día de la llegada de los animales fue puesta en alerta la Guardia Civil del puesto peñafielense, quien se hizo cargo de este asunto al desconocerse la procedencia de los cuadrúpedos y su propiedad, así como por el hecho de que los propietarios del lugar donde han sido depositados desconocían el desembarque de los animales, pues estos dueños han visto como sus propiedades con el tiempo han sido ocupadas y utilizadas por el clan familiar, citado anteriormente, adueñándose de un espacio bastante amplio.