Tren de pruebas para visitar las obras de la Línea de Alta Velocidad Valladolid-Venta de Baños-Palencia-León a su salida de la estación de Valladolid.
Tren de pruebas para visitar las obras de la Línea de Alta Velocidad Valladolid-Venta de Baños-Palencia-León a su salida de la estación de Valladolid. / R. Cacho-Ical

Fomento inicia la duplicación de la vía del AVE en Valladolid

  • La entrada en servicio de las líneas de León y Burgos obliga a estos trabajos, que el Ministerio afronta con una inversión de 28,3 millones

Las obras para la duplicación de la vía de alta velocidad en un tramo de 11,5 kilómetros en el acceso sur de Valladolid han comenzado con el objetivo de incrementar la capacidad de tráfico de trenes a su paso por la ciudad, nudo del que partirán en breve los servicios AVE hacia Palencia, León y Burgos. En total, la inversión para el montaje de vías, electrificación y cambio tecnológico asciende a 28,3 millones de euros, si bien este presupuesto incluye su mantenimiento durante tres años.

El Ministerio de Fomento, a través de la sociedad Adif (Administrador de Infraestructuras Ferroviarias) Alta Velocidad, ha encomendado a Thales y Siemens la implantación de sus tecnologías para la duplicación de vía del tramo denominado Río Duero-Valladolid Campo Grande. Esta obra se adjudicó en noviembre del pasado año con un importe de 17,8 millones ya que incluye los sistemas de señalización, protección automática del tren y telecomunicaciones necesarias ante las nuevas conexiones hacia el norte.

Siemens se responsabiliza de las actuaciones encaminadas a la modificación y ampliaciones del enclavamiento de Valladolid Alta Velocidad y de las actuaciones en los Centros de Control de Tráfico del AVE y el ferrocarril convencional. Thales se encarga de los trabajos de ampliación y adaptación del sistema ERTMS (European Rail Traffic Management System) en sus niveles 1 y 2, del suministro e instalación de sistemas de detección de caída de obstáculos, de la modificación del perfil de velocidad estático (SSP) de la línea y de la modernización del puesto de la estación de Valladolid para su adaptación a la nueva disposición de vías.

El proyecto incluye asimismo las transiciones entre los niveles 1 y 2 existentes en el tramo con la nueva Línea de Alta Velocidad Valladolid-León y Venta de Baños-Burgos, que se abrirán al tráfico antes de que comience el verano y a final del ejercicio, respectivamente.

La línea de alta velocidad Madrid-Valladolid, inaugurada en diciembre de 2007, fue el primer tramo en funcionamiento de los corredores norte y noroeste de alta velocidad. Por esta infraestructura circulan servicios ferroviarios entre Madrid, Castilla y León y las comunidades autónomas de Galicia, Asturias, Cantabria y el País Vasco. Está diseñada para velocidades de 350 kilómetros por hora y cuenta con los sistemas de seguridad ERTMS y Asfa Digital.

La entrada en servicio de las nuevas conexiones de alta velocidad entre Valladolid, Burgos, Palencia y León hace necesario, según reconoce Fomento, aumentar la capacidad de la línea Madrid-Segovia-Valladolid. Para ello, Adif Alta Velocidad invertirá otros 10,5 millones de euros en la electrificación y duplicación de la vía de este tramo, así como la construcción de una tercera vía de estacionamiento de ancho estándar o UIC (1.435 milímetros) en la estación Campo Grande.

Seis meses

En medio año, Adif confía tener rematada la nueva vía en el acceso sur de Valladolid, unas obras adjudicadas en marzo a la Unión Temporal de Empresas (UTE) formada por las empresas Intervías Construciones y Cicyasa, Canteras y Construcciones. Esta actuación, que se llevará a cabo en un tramo que atraviesa los términos municipales de Laguna de Duero y Valladolid, conllevará la modificación de las cabeceras norte y sur de la estación y la construcción de una tercera vía para de trenes de alta velocidad.

Entre otras actuaciones complementarias, se encuentran la construcción de un nuevo paso inferior que favorecerá la permeabilidad de la zona y la reordenación de la red convencional en ancho ibérico, así como la eliminación de las limitaciones de velocidad en el trazado actual.

De esta forma, Fomento pretende que los trenes AVE aprovechen la plataforma existente a su paso por Valladolid, mejorando los radios de curvatura actualmente implantados, ya que en la actualidad la línea se explota en régimen de vía única desde el escape situado en el puente del Río Duero y la cabecera sur de la estación Campo Grande.