¿Hacen nuestros hijos demasiados deberes?

  • EXAMEN A LOS DEBERES

  • No existe la uniformidad ni entre países, ni entre regiones, ni siquiera en aulas contiguas. Las tareas para casa son un debate permanente que se reactiva cuando, tras las vacaciones navideñas o de verano, regresan las clases y hay que retomar el pulso escolar.

Cuadro de un informe de la OCDE sobre el tiempo que pasan los estudiantes haciendo deberes. Se refiere a alumnos de 15 años y muestra la comparación con los datos obtenidos en los mismos países en 2003 y 2012.
Cuadro de un informe de la OCDE sobre el tiempo que pasan los estudiantes haciendo deberes. Se refiere a alumnos de 15 años y muestra la comparación con los datos obtenidos en los mismos países en 2003 y 2012.

Regresa el curso tras las vacaciones navideñas y es una vuelta al estrés doméstico. En el centro, los deberes. A un lado, los padres. Al otro, los hijos. Y como circunstancias aledañas, las actividades extraescolares y la difícil conciliación con la vida laboral. ¿Son demasiados deberes? ¿Deben suprimirse por completo? O al contrario, ¿deberían ser obligatorios? La libertad de cátedra permite que en un mismo colegio público dos clases de 3º de Primaria utilicen criterios opuestos. A un lado, deberes diarios. Al otro, apenas esporádicos, una vez cada diez o quince días.

Según un informe difundido por el Instituto Nacional de Evaluación Educativa, con datos de 2012 los alumnos de 15 años de los países de la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos) realizaban una media de 5 horas semanales de deberes en casa. Una cifra que supone una disminución de una hora en la última década.

Eso sí, las cifras respondían a patrones muy diferentes. En el caso de España, los estudiantes aseguraban rebasar las seis horas de deberes a la semana, cuando hace diez años se acercaban a ocho horas. España era el quinto país, entre los 38 analizados, con más horas de deberes a la semana, según este informe.

En el texto que acompaña a las estadísticas, la propia OCDE explica el doble punto de vista que acompaña a la cuestión de los deberes. Por un lado, asegura que contribuyen a afianzar los conocimientos adquiridos en clase. Por otro, se pregunta si los deberes no ayudan, en realidad, a perpetuar las desigualdades entre los alumnos. Argumenta que hay estudiantes que parten en desventaja porque sus entornos familiares pueden ser más complejos, o sus padres no se ven capaces de guiarles en las tareas del colegio, o simplemente tienen que ayudar en el negocio familiar y no pueden dedicarle tanto tiempo a los deberes.

¿Cree que sus hijos tienen demasiados deberes? ¿O deberían tener más? Cuéntenos su caso (especifique curso y número de horas, si puede ser) y su opinión enviando un correo a agencinas@elnortedecastilla.es