Un juez americano condena a la vallisoletana García-Pellón por la muerte de Matt Whitte

Un juez americano condena a la vallisoletana García-Pellón por la muerte de Matt Whitte
/ María Reyes García Pellón. A la derecha el tribunal del condado de Delaware. Alfonso García
  • Reconoce que sufre de esquizofrenia en el crimen de su marido, el exjugador de baloncesto del CB Valladolid, por lo que la pena será inferior a la pedida por la Fiscalía

La vallisoletana María Reyes García-Pellón fue declarada ayer «culpable» por el juez Kevin F. Kelly, del Condado de Delaware, en Pennsylvania (Estados Unidos) de un delito de «homicidio voluntario», pero con el atenuante de «trastorno mental». García-Pellón mató a su marido, el exbaloncestista Matt White, en la noche del 10 de febrero de 2013. White fue apuñalado en el cuello por su esposa con un cuchillo de cocina, mientras dormía en el hogar conyugal.

El juez anunció su decisión a última hora de ayer (horario español) después de un juicio sin jurado, de tres días, celebrado la semana pasada. Además del homicidio voluntario, María Reyes García-Pellón, de 54 años, fue declarada «culpable», pero igualmente «enferma mentalmente» del delito de «posesión de instrumento de un crimen».

El juez Kevin F. Kelly no encontró culpable a la vallisoletana de asesinato en primer y tercer grado, los delitos que solicitaba la Fiscalía. El abogado de la defensa, Thomas Bergstrom, se congratuló por la decisión del juez: «Es un veredicto apropiado», señaló, según informó el diario ‘Daily Times’. Bergstrom logró que quedara probado que Reyes García-Pellón deliraba cuando apuñaló a Matt White. El tribunal tendrá que fijar ahora la pena correspondiente.

Matt White, una de las estrellas del equipo de la Universidad de Pennsylvania que jugó la ‘Final Four’ en 1979, consideró que su carrera no tendría futuro en la NBA y fichó por el Miñón Valladolid en la campaña 1979-1980. En la capital del Pisuerga, conoció a Reyes García-Pellón, con la que se casó años más tarde. Después de la retirada de White del baloncesto profesional, el matrimonio se instaló en Nether Providence (Pennsylvania).

Según explicó el abogado defensor durante el juicio, Reyes García-Pellón comenzó a sufrir tratamiento psiquiátrico en 2001: se le diagnosticó esquizofrenia y trastorno bipolar.

Delirios

En 2007, protagonizó un intento de suicidio y días antes del apuñalamiento empezó a sufrir delirios. White llevó a su esposa a un hospital el mismo 10 de febrero por la mañana después de otro episodio psicótico. Esa noche, ya en casa, Reyes García-Pellón esperó a que su marido se durmiera para asestarle una puñalada en el cuello.

La vallisoletana confesó el crimen al día siguiente y trato de justificarse con el argumento, desmentido posteriormente por las investigaciones del FBI, de que había sorprendido a Matt White viendo pornografía infantil. Este dato sirvió para que muchas informaciones ‘culpabilizaran’ a la víctima en un primer momento, antes de esperar a las comprobaciones oportunas. El pormenorizado análisis de los dos ordenadores y el iPad que requisó la policía en la vivienda de la pareja permitieron desmentir esta circunstancia.