Muere al lanzarse a la vía desde el viaducto de la avenida de Zamora y ser arrollado por el tren

Policías y forenses custodian el cuerpo al paso de un tren. J. S.
Policías y forenses custodian el cuerpo al paso de un tren. J. S.
  • Un segundo convoy se detuvo a continuación y un agente de paisano se apeó para custodiar el cuerpo hasta la llegada de las patrullas

Un hombre de unos cuarenta años perdió la vida a media tarde de ayer después de arrojarse, según todos los indicios, sobre las vías del tren desde el viaducto de la avenida de Zamora, que une el Paseo de Zorrilla con el polígono de Argales, y de ser arrollado después por un convoy sin que el maquinista llegara a percatarse de lo ocurrido en torno a las 16:30 horas.

El cuerpo fue localizado instantes después (16:35) por un segundo tren de pasajeros que circulaba a continuación –cubría el trayecto entre Ávila y Valladolid– y en el que viajaba un policía fuera de servicio. El agente se apeó de inmediato, avisó al 091 y custodió el cuerpo sobre el lecho ferroviario hasta la llegada de las patrullas. Lo singular de este suceso es que este punto, tanto a pie de vía como desde lo alto del viaducto, está blindado en apariencia para evitar este tipo de sucesos con muros del lado de la carretera de Rueda y las verjas de las instalaciones de Redalsa (Adif), así como con muros pantalla de metacrilato sobre las vías.

Tanto es así que fuentes policiales explicaron que «hacía años» que no se producía una muerte en este tramo de la vía precisamente «porque se intentó cerrar para evitarlas –los atropellos y suicidios se concentran ahora en el entorno del paso de Pilarica y del Apeadero–».

El cuerpo de la víctima, que vivía de la capital, fue trasladado al Instituto de Medicina Legal pasadas las seis de la tarde. Fuentes de Renfe informaron de que el suceso, pese a todo, no causó retrasos en las entradas y salidas de los trenes desde la estación Campo Grande.