Fomento asegura que los nuevos Talleres de Renfe estarán este año

Talleres de Renfe en el Páramo de San Isidro. R. GÓMEZ
Talleres de Renfe en el Páramo de San Isidro. R. GÓMEZ
  • Fomento asegura que los nuevos Talleres de Renfe estarán este año

Quedan poco más de cinco meses, con el verano de por medio, y el Ministerio de Fomento mantiene sus planes para trasladar los actuales talleres que Renfe y Adif tienen en el Paseo de Farnesio a su nuevo emplazamiento, en el Páramo de San Isidro.

Unas instalaciones que permitirán a las compañías estatales disponer de un material moderno, tanto para la reparación como para el mantenimiento de las unidades ferroviarias de Alta Velocidad.

Pero esta operación, que supondrá el traslado de todo el personal que Renfe y Adif tienen en las Delicias, conlleva además una consecuencia urbanística, ya que se liberará el suelo, junto a la estación del Campo Grande, para que como está planificado salga luego a la venta para la construcción de viviendas, que servirían para financiar el soterramiento a su paso por la ciudad.

Precisamente, durante la visita de ayer estuvo también el presidente de Renfe, Julio Gómez-Pomar, que firmó un convenio con la Junta para impulsar la formación de personal especializado en mantenimiento.

La ministra, que calificó de «clave» al sector ferroviario en Valladolid, explicó que «las obras van muy avanzadas y se espera que finalicen este año». La salida de Farnesio afectará a 26 naves de los talleres de Electrónica, Montaje, Chapa, Ruedas y a la zona donde se realizan las pruebas de las unidades ferroviarias. En total, se liberarán 6,5 hectáreas en Delicias para que puedan ser comercializadas con destino a 2.088 viviendas y 130.200 metros cuadrados para superficies de centros comerciales.

Con todo ello se pretende financiar el soterramiento del tren entre los barrios de Covaresa y Pilarica, una operación que para Ana Pastor, y pese a la actual situación económica, «va para adelante».

«Por eso es tan importante el traslado de los talleres de Renfe, porque se van a liberar unos terrenos que desde el punto de vista del retorno de su venta, permitirán a la Sociedad Alta Velocidad que lo gestiona tener unos ingresos con los que se financiará el soterramiento. Este es un compromiso que desde luego va a seguir adelante», insistió la responsable de Fomento.

El pasado mes de febrero, el alcalde de Valladolid, Javier León de la Riva, (que ayer no acudió al acto en la VA-30 por encontrarse de vacaciones), se reunió con Pastor para pedirle que se impulsara el traslado definitivo. Hasta que se produzca, tanto del material como de los 600 trabajadores (500 de Renfe y Adif, y otros cien que están empleados en contratas de limpieza, chatarra o carretillas), resta todavía una serie de movimientos propios de intendencia.

Para coordinarlos, la dirección de Renfe ha encargado a un ingeniero que supervise las operaciones dentro de un calendario que se desarrollará durante el último trimestre de este 2014.

«Habrá un periodo de convivencia de los dos talleres, del nuevo y el viejo», explicaron fuentes sindicales, que ven con buenos ojos esta operación, ya que supondrá una garantía para la carga de trabajo y para el empleo.

Traslado de maquinaria

Aunque mucha de la maquinaria que se utilizará en el Páramo de San Isidro será nueva, algunas de las herramientas y equipos tendrán que ser trasladados en camiones, o por tren desde los talleres del Paseo de Farnesio.

Ha quedado en el camino que el Ministerio de Fomento completase el desvío de la línea de mercancías, desde la zona de Laguna de Duero y el Pinar de Jalón hasta el actual emplazamiento de los nuevos talleres. Este anillo ferroviario está hoy abandonado con los pilares de hormigón levantados, junto a la carretera de Madrid, y pendientes de enlazar con una vía de raíles superior.

Como alternativa, el Ministerio de Fomento ha establecido una línea ferroviaria, a la altura de Cabezón de Pisuerga, de tres carriles y dos hilos de corriente continua y alterna para la Alta Velocidad. Ello permitirá a los trenes y vagones dirigirse en ambos sentidos desde la estación del Campo Grande y Farnesio a los nuevos talleres del Páramo de San Isidro.