El Gobierno retirará el monumento a Onésimo Redondo

Monumento a Onésimo Redondo. / A. S.
  • Trasladará a Salamanca el grupo escultórico, pues desde 2011 estaba pendiente la retirada de este conjunto, vetado por la Ley de la Memoria Histórica

San Cristóbal perderá el que para algunos es su vecino más polémico y que, en lo alto de este cerro, disfruta de una vista panorámica privilegiada de Valladolid desde que fuera inaugurado por Francisco Franco en loor de multitudes el 25 de julio de 1961. La estatua dedicada al vallisoletano Onésimo Redondo, fundador de las Juntas de Ofensiva Nacional-Sindicalista (JONS), que luego se integraría con Falange, abandonará Valladolid. El Gobierno, a través del Ministerio de Fomento, tiene intención de afrontar en breve la retirada de un monumento, que se incluye dentro de los vestigios a eliminar, que se levantaron durante el régimen del generalísimo.

La idea es demoler el pedestal y los pilares donde se sujetan el yugo y las flechas y trasladar el grupo escultórico al Museo de la Memoria Histórica de Salamanca, según ha podido conocer este periódico. El conjunto está compuesto por Onésimo Redondo, conocido como el caudillo de Castilla, un labrador, un estudiante y un obrero en una actitud victoriosa.

El proyecto de retirada no es nuevo –data del año 2011–, pero parece haberse acelerado tras la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León, que el pasado mes de febrero ordenó al Ayuntamiento de Valladolid elaborar un catálogo de símbolos franquistas y proceder a su eliminación.

Faltan las calles

El alcalde, Francisco Javier León de la Riva, tiene desde hace varias semanas un estudio elaborado por el profesor de la Universidad José María Palomares en el que se identifican una quincena de vías a las que habrá que cambiar el nombre, una modificación que se está demorando en el tiempo. Faltaba una decisión firme sobre este enorme homenaje a uno de los protagonistas del movimiento, que ya es firme e inminente. Cuando se anunció su retirada, con Rodríguez Zapatero en La Moncloa, los técnicos del Ministerio de Fomento estimaron que el coste de la intervención podría rondar los 18.000 euros, aunque en estos tres últimos años ha podido variar.