elnortedecastilla.es
Miércoles, 22 octubre 2014
sol
Hoy 4 / 10 || Mañana 3 / 12 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
«El circo nunca debe morir»

VALLADOLID

«El circo nunca debe morir»

Una de las compañías circenses más afamadas de Europa presenta en Valladolid un espectáculo lleno de fantasía, en el que humor y riesgo son parte fundamental

11.09.11 - 01:56 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Vídeo./ G. Villamil
Pasen y vean, la función está a punto de comenzar. El Gran Circo Mundial ha llegado a Valladolid y por la Plaza Mayor pasearon ayer payasos, acróbatas, magos y malabaristas. Solo una exhibición de lo que hasta el 25 de septiembre se podrá ver en la carpa del recinto ferial, junto al estadio José Zorrilla. 62 artistas -122 personas en total procedentes de 22 países- componen esta caravana, aunque ayer los protagonistas fueron dos enormes paquidermos que lucieron sus habilidades de equilibristas ante la atenta mirada de las más de 200 personas que se dieron cita en el foro vallisoletano bajo el ardiente sol que animaba a vecinos y turistas a acercarse a conocer el 'show'. La magia del arte circense, que asombra e ilusiona a pequeños y mayores y que es capaz de arrancar un ¡ooohh! y un ¡hala! cuando un pañuelo se convierte, sin saber cómo, en un par de palomas.
Por encima de todo, como hilo conductor del espectáculo, el humor de narices rojas y zapatones, faceta en la que la compañía que dirige José María González ha puesto el acento como solución, aunque sea tan solo por unas horas, a los problemas del día a día. Una mezcla de culturas que hace un repaso por todas las habilidades circenses, desde los malabares con la boca del español Picaso Junior, los trucos de magia y los juegos desde el trapecio hasta una amplia gama de números con criaturas elegantes y coloridas como los caballos montados por cosacos rusos, perros dálmatas o cacatúas azules y amarillas que caminan sobre patines. Una gran familia dedicada a hacer las delicias del público.
«Lo mejor de Europa»
El Circo, con mayúsculas, no tiene nada que envidiar a otras artes como el cine o el teatro. Bajo la carpa, los artistas se afanan en difíciles acrobacias, trucos de magia imposibles o en manejar animales exóticos pero obedientes. A todo ello se suma la interacción con el público, un punto fundamental en el trabajo de payasos y cómicos, por lo que las personas que asistan tienen muy difícil aburrirse.
Junto a eso, el precio de las entradas -a partir de 10 euros para público adulto- hace que las rutinas que el Circo Mundial trae a Valladolid sean aun más atractivas. González ha destacado que se trata de «un espectáculo, quizá, de lo más importante que se puede ver en Europa», y el director no puede ocultar su orgullo cuando desgrana algunas de las novedades y méritos de sus profesionales: «Tenemos un número que mezcla caballos de alta escuela ecuestre con elefantes asiáticos, la primera vez que se hace esto. Además hemos recuperado rutinas de trapecistas que casi han desaparecido debido a su gran dificultad. El riesgo es una parte importante».
El más difícil todavía, lema del circo, hecho realidad. Para ello, para seguir creciendo, ha sido necesario viajar a los países asiáticos en busca de esas novedades que, como reconoce González, «hay que buscar en países más exóticos porque en Europa no hay nada, es la solución para seguir superándonos».
Los diferentes premios recibidos avalan a esta compañía. La Medalla de Oro en las Bellas Artes entregada a José María González o el Premio Nacional de Circo son algunos de los más importantes.
La relación entre el Gran Circo y la ciudad de Valladolid se remonta a muchos años atrás, a la primera década de la democracia. «Desde 1976, cuando creamos la compañía, siempre hemos venido con las ganas de presentar novedades», desgrana González, quien se encuentra encantado de estar un año más a orillas del Pisuerga: «Nuestra compañía solo hace 12 ciudades, Valladolid es una de las ferias más importantes y se merece esta función. Hemos querido prestar a la ciudad un amor diferente».
González no contuvo su cariño por este arte y se aventuró a afirmar que «el circo no morirá nunca, es más, goza de una buena salud actualmente a pesar de la crisis». El director resaltó la unión generacional como una de las claves de este éxito: «Es algo que no se da en el cine, ni en el teatro, ese contacto entre abuelos y nietos, varias generaciones unidas que solo podemos ver en la pista de un circo».
No están vacías sus palabras ya que la compañía tiene en su nómina de artistas a varias familias que generación tras generación se han dedicado a cultivar la misma faceta circense.
Todo está preparado para que los artistas comiencen a sorprender e ilusionar con sus trucos y acrobacias. Dos funciones diarias, a las 17:30 y las 20:15, más una extra todos los domingos, a las 12:00, completan la oferta de este circo en la ciudad. El espectador solo debe sentarse en su butaca para trasladarse a un mundo de fantasía lleno de color y alegría.
TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
El Norte de Castilla

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.