elnortedecastilla.es
Miércoles, 22 octubre 2014
claros
Hoy -2 / 11 || Mañana -5 / 7 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
El bestiario más recóndito

CULTURA

El bestiario más recóndito

06.04.11 - 00:32 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Del escalofrío a la curiosidad. La gama de sensaciones es variada, como la tipología de seres ocultos cuya sola mención genera temor, risa o desapego. Son los criptobichos. Una categoría que acota una lista de seres y animales cuya existencia algunos no descartan y que para otros no pasan de burdas leyendas que se dan de tortas con la razón. El Yeti, el monstruo del Lago Ness, Chupacabras, los Gremlins, Kraken el calamar gigante, los vampiros o el Hombre Lobo componen el imaginario de seres esparcidos por distintas latitudes alentando miedos, preguntas o enigmas amparados por la criptozoología, cuyo fin declarado es la descripción de seres desconocidos para la ciencia.
Buena parte de las leyendas de estos seres se pierden en las tinieblas de los siglos, si bien el término criptozoología fue propuesto por el belga Bernard Heuvelmans en 1955 en una obra que sirve para sustentar la creencia en seres fabulosos de la historia natural. El número uno de la lista lo ocupa el monstruo del lago Ness. No solo por el halo de intriga que irradia sino porque no parece perder vigencia con el paso de los años. Para saber de Nessie, como se le conoce cariñosamente en el entorno, hay que remontarse al siglo VI. Cada leyenda le atribuye un color y su tamaño varía en función de quien la cuente. Entre los supuestos avistadores, no falta quien lo identifica como una especie de dinosaurio marino que habita en las profundidades del lago escocés cercano a la localidad de Inverness.
Lo que nadie pone en duda más allá de si existe o no, es su influencia en la economía local. Hoteles, turoperadores y una floreciente industria de marketing mantienen bien pujante la afluencia turística a la zona.
Con menos glamour promocional pero manteniendo tensa la soga del misterio, figura el Yeti. Ocuparía el segundo puesto en el escalafón de seres recónditos que alguien dice que ha visto, o que ha conocido a otros que a su vez dicen haber sido testigos de sus andanzas por cumbres nevadas. Eso sí, con las múltiples recreaciones del abominable hombre de las nieves concebidas en función de los usos y costumbres de la geografía local. Las leyendas lo retratan como un ser corpulento y peludo con cierta propensión a la imagen orangutanesca. Las gélidas cumbres del Himalaya parecen ser la zona donde mayormente ubican su presencia quienes creen en él. Pies Grandes en Estados Unidos, Hombres-Mono en Sudamérica y África, Hibagones en Japón y Hombres de la Selva en Vietnam son algunas de las variantes que se apuntan en función del rincón planetario.
Cercano a esta tipología se inscribiría el Wendigo, una creación propia de la mitología de los indios algonquinos, cuya presencia se situaría en los bosques más remotos de América del Norte.
En la iconografía de la criptozoología ocupa también un lugar Kraken, el calamar gigante asociado a la mitología escandinava, favorito en leyendas de marinos devorados por los tentáculos de un ser que emergía de las profundidades. Terribles encuentros de barcos y sus tripulaciones con calamares gigantes alimentan una más de las fábulas de criaturas imposibles.
Siguiendo con las profundidades abisales como generadoras de seres fabulosos, los aficionados a la criptozoología citan también a las sirenas, aludiendo a relatos en los que se las describe como «bellas mujeres que seducían con su voz a toda la tripulación y tenían la extraña característica de ser mitad pez y mitad humano».
Buceando por el fondo del océano topamos con otro supuesto avistamiento que engorda leyendas: La serpiente marina. La inmensidad oceánica como un gran abismo sin explorar dio lugar a este tipo de visiones, propagadas fundamentalmente en ámbitos marineros en tiempos en que el mar irradiaba pánicos insondables.
Dentro del ciclo de ponencias 'Increíble.... pero falso', en el Museo de la Ciencia de Valladolid impartió ayer una conferencia el biólogo Carlos Chordá sobre 'El monstruo del lago Ness y otros criptobichos: El sueño de la razón'. Para este científico los criptobichos tienen un rasgo común y es su inexistencia en el sentido de que no hay una prueba concluyente para dar por válido a cualquiera de ellos. «Entiendo que un niño crea en leyendas de vampiros, hombres lobo o monstruos, pero me cuesta más creer que personas adultas se lo planteen como real; creer en estos bichos es un pensamiento infantil», sostiene.
Con todo, el bestiario de lo extraordinario cuenta con adeptos que encuentran gran eco a sus inquietudes en libros, revistas y programas televisivos que visten de misterio supuestos fenómenos de la naturaleza. Y con esto poco tiene que ver que sean remotos en el tiempo o actuales. Una de las apariciones de especímenes más modernas es la del Chupacabras. El lugar, Estados Unidos, y la fecha, en la década de los setenta, cuando la muerte de animales en extrañas circunstancias, mutilados y sin rastro de sangre dio origen a «historias que hablaban de un bicho con mala leche, que hacía agujeros en animales de granja y les sacaba las vísceras, dejándolos secos», relata Chordá.
A la par que circulan estas historias, lo hacen supuestas expediciones en busca de los protagonistas de ese bestiario que alimenta fantasías y en algunos casos, como el monstruo del lago Ness, la economía de la zona. En la comunidad científica, quienes enarbolan el pensamiento crítico como seña diferenciadora entre zoología y criptozoología, son diáfanas las voces que tachan a esta última disciplina como pseudociencia, al mismo nivel que la astrología, la ufología y otros simulacros experimentales que mantienen al Yeti vagando por las nieves y al monstruo del lago Ness en trance de emerger el día menos pensado.
TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
El Norte de Castilla

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.