elnortedecastilla.es
Miércoles, 22 octubre 2014
claros
Hoy 13 / 30 || Mañana 17 / 35 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
El pelele arde en Zamarramala para desterrar la discriminación sexista

SEGOVIA

El pelele arde en Zamarramala para desterrar la discriminación sexista

Juan Echanove recibe el galardón de Matahombres de Oro del Concejo de Aguederas

07.02.11 - 01:10 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Zamarramala fue ayer un clamor contra la violencia sexista. Estaba demasiado reciente la tragedia de mediados de enero de la vecina localidad de Torrecaballeros, donde una vecina de 49 años -que además este año iba a ejercer de alcaldesa en las celebraciones de Santa Águeda- y su hijo fueron hallados muertos en su casa después de que supuestamente su pareja les disparase y después se quitase la vida. El inevitable duelo no acalló el espíritu reivindicativo que envuelve la conmemoración en honor a la mártir siciliana.
El barrio incorporado zamarriego vivió su jornada grande dentro de los fastos aguederos e incluso la meteorología primaveral se sumó a la exaltación del matriarcado por un día. La fiesta cumplió con todos los ritos, aunque este año se coló en el cielo un invitado inesperado para sorpresa de muchos asistentes: un parapente a motor sobrevoló la localidad abanderando en el cielo una pancarta que exclamaba '¡Viva Santa Águeda!'
El cortejo encabezado por el párroco y las engalanadas alcaldesas, María Luz Bermejo y Marisol Gil, recogió a las autoridades y galardonados de este año. Al son de la dulzaina y el tamboril, el séquito de manteos y mantones se dirigió a la parroquia zamarriega para sacar en procesión a la santa, cuya imagen fue portada en andas por las aguederas. El pendón abrió el desfile; mientras tanto, las mujeres ataviadas con el traje típico bailaron las tradicionales revoladas y jotas en el paseíllo procesional.
El ceremonial siguió el guión ancestral. Entre vítores y olés, la comitiva alcanzó el final de la calle Real Alta. Allí, un veterano y un joven del barrio escenificaron el juego de las banderas y la escolta de las alabardas arrebatadas a los sarracenos en la reconquista del Alcázar, hazaña que se rememora con esta festividad en honor a Santa Águeda en una celebración originaria de 1227 y que está declarada de Interñes Turístico Nacional.
De vuelta a la parroquia, el cortejo se disgregó: unos siguieron la eucaristía; otros reponían fuerzas en las casetas y bares con la tradicional y reparadora tajada de chorizo; y muchos se apostaban alrededor del escenario donde minutos más tarde tendría lugar la entrega de las distinciones.
El Matahombres de Oro de este año, el popular actor Juan Echanove, se llevó los aplausos más sonoros. Oculto la mayor parte del tiempo tras unas gafas oscuras, con jersey negro de cuello alto y americana, el artista hiló un pasional y vehemente discurso contra la violencia machista. Compañero de andanzas gastronómicas de Imanol Arias y coprotagonista con él de la televisiva 'Cuéntame como pasó', Echanove mantiene una estrecha relación con tierras segovianas. Cuando su apretada agenda se lo permite, se escapa a la residencia que posee en un pueblo cerca de Riaza. A partir de ahora esos vínculos aún serán más «cariñosos» después de recoger el Alfiler de Oro del Concejo de Aguederas.
El intérprete dijo sentirse «emocionado» por el reconocimiento y llamó a «colocar a la mujer en el papel que le corresponde en la sociedad, que no es otro que donde está el hombre, el del ser humano». Por eso animó a quemar el pelele relleno de paja en aras de la erradicación de la violencia machista.
Voluntad indómita
Ese alegato por la igualdad se repitió en las alocuciones de los otros homenajeados y honrados de esta edición de la fiesta. El Ome Bueno e Leal recayó en la Fundación Enresa por su compromiso con la sostenibilidad medioambiental y su apoyo a entidades sin ánimo de lucro. De hecho, la entidad que rige el segoviano José Alejandro Pina, ha contribuido a la conservación de la tradición y de los trajes típicos que guardan las mujeres de Zamarramala. El empresario, que lució capa castellana, señaló que la distinción viene a rubricar el «mejor colofón a los 25 años que cumplió la fundación» en 2010. Pina también esgrimió reivindicaciones en contra de la discriminación y aprovechó el simbolismo del traspaso del bastón de mando para reclamar una mayor presencia de las mujeres en instituciones y empresas.
Asimismo, elogió la «voluntad indómita de las mujeres por ser libres» y ensalzó la tradición aguedera. «¡La mujer zamarriega y española solo se somete a la voluntad de ellas mismas!», exclamó.
El escritor, ceramista y narrador oral Ignacio Sanz rememoró la lucha secular femenina por alcanzar los mismos derechos que los hombres. El pregonero de este año intercaló coplillas, guiños populares y citas literarias en un discurso emocionado en el que recordó que «sin mujeres, como mi abuela, mi madre o mi esposa sería un adán». Sanz enalteció fervoroso la figura femenina en sus múltiples condiciones de madre, educadora, amante y amiga de los cancioneros medievales, referente de dignidad, coraje y tenacidad en el trabajo diario, tanto dentro como fuera de casa.
En Tuenti
Semana Santa Segovia
Programa, confradía, procesiones, galerías de fotos, vídeos, noticias...
El Norte de Castilla

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.