elnortedecastilla.es
Miércoles, 22 octubre 2014
sol
Hoy 6 / 13 || Mañana 4 / 13 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
Olot, localidad maldita

ESPAÑA

Olot, localidad maldita

La ciudadanía cree que le costará mucho tiempo quitarse el sambenito de pueblo trágico

19.12.10 - 01:04 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Una macabra coincidencia da un punto extra de dramatismo al crimen de Olot del pasado miércoles. Los dos empleados de la Caja de Ahorros del Mediterráneo perdieron la vida a balazos a escasos cien metros del geriátrico donde Joan Vila, el celador de la residencia La Caritat, presuntamente asesinó al menos a once ancianos. Otra casualidad morbosa que causa mayor tragedia: la funeraria de la ciudad está situada junto a la entidad financiera, pared con pared, donde el director de la oficina y una trabajadora murieron por negar el cobro de un talón al presunto homicida. Y no muy lejos de allí, a un par de calles, está la farmacia que regentaba María Angels Feliú, secuestrada durante 492 días en 1992, en el suceso que conmocionó a Olot y su comarca.
Por más que no lo quieran sus 34.000 habitantes, los tres sucesos acompañarán para siempre a la localidad gerundense, capital de la comarca de La Garrotxa, que ha pasado ya a engrosar la triste nómina de la España más negra, junto a pueblos como Puerto Hurraco (Badajoz) o Alcàsser (Valencia).
La gente de Olot no está con muchas ganas de hablar. Son demasiados sobresaltos para una localidad pequeña, situada a unos 40 kilómetros de Gerona y unos 200 de Barcelona, donde nunca pasa nada, pero cuando ocurre abre portadas y telediarios. «En la vida hay casualidades. Normalmente mucha gente juega a las quinielas y nunca le toca. Y a veces a uno le toca dos veces. Esto son casualidades», insiste con tristeza el alcalde de la población, el socialista Lluís Sacrest.
El primer edil opina que son situaciones que «no podemos escoger». «No es por culpa de los ciudadanos de Olot ni es culpa del Ayuntamiento», dice. Según el máximo representante municipal, Olot es una ciudad con una «larga trayectoria de convivencia, con actividad importante de la sociedad civil, donde la gente se relaciona y comparte». «Somos una ciudad de convivencia y queremos preservar este espíritu», remata.
El alcalde, como la mayoría de la gente que accede a hablar con los numerosos periodistas desplazados hasta la localidad gerundense, sigue sin encontrar explicación a los crímenes ocurridos en la ciudad. «No sé lo que pasa. En este pueblo están ocurriendo cosas muy raras», afirma José Codina. «La gente es muy cerrada y hay mucha desconfianza» señala.
Ianina Llandrich es de Olot de toda la vida. «No me explico lo que acontece», exclama con preocupación. «¿Cómo pueden ocurrir estas cosas en un pueblo tan conservador como este?», se cuestiona. Llandrich dice que no tiene nada que ver, pero todo empezó a torcerse a raíz del secuestro de la farmacéutica de Olot, que duró 492 días.
Campeones del mundo
«Es triste que solo se hable de Olot cuando pasa algo grave», dice Óscar Cabana, empresario de la zona. «El club de patinaje de la ciudad ha ganado seis veces el campeonato del mundo y no veo que aparezca en ningún medio de comunicación que no sea de la zona», recrimina al periodista. «Es lamentable ver que tu pueblo es noticia por estas desgracias», se lamenta. Y concluye: «Habrá que hacer una gran campaña de imagen para recuperar el buen nombre de la ciudad».
El alcalde cree que «estamos en una sociedad muy difícil, compleja y crispada y en unos momentos de crisis estas situaciones posiblemente se acrecientan». «Esto da pie a desequilibrios mentales, que es lo único que creo que explica una actuación de este tipo (la de los cuatro últimos crímenes)», añade. «Hemos de ser conscientes de que estamos en una situación débil, frágil, desamparada e indefensa ante actuaciones individuales como la que hemos vivido el miércoles o el crimen masivo en el geriátrico», remata. En el caso de la residencia de ancianos, destapado el pasado 17 de octubre, el juez aún investiga si, como ha confesado Joan Vila, es autor de la muerte de once personas, todas ellas de avanzada edad. En su declaración ante el juez, el que podría ser el mayor asesino en serie de la historia de Cataluña reconoció que cometió sus crímenes para evitarles sufrimientos y porque les quería mucho a todos. Según explicó su abogado, les «ayudó a morir» porque pensaba que estaba haciendo lo correcto.
«Esto puede pasar en cualquier sitio. Pero con la crisis la gente se está volviendo como loca», apunta Nuria Llopis, joven estudiante de Olot. Iván Jaumandreu trabaja en el bar que está junto a la residencia geriátrica y por tanto a cien metros de la caja de ahorros. Él estaba sirviendo cafés y entre los clientes estaba la mujer de Rafael T., asesinado a tiros en la entidad bancaria. La esposa estaba esperando a su marido para almorzar. «De repente entró un hombre al bar gritando que se había cometido un atentado en la CAM. La mujer enseguida se puso a chillar», dijo.
Con un poco de humor negro, este joven camarero cree que lo que está ocurriendo en Olot es culpa de los volcanes (el pueblo está situado en medio del parque natural del área volcánica de La Garrotxa). «Alguna razón habrá, porque la causa de tanto crimen desde luego no es genética», remata también con sorna Óscar Cabana.
TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
El Norte de Castilla

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.