elnortedecastilla.es
Miércoles, 22 octubre 2014
sol
Hoy 13 / 30 || Mañana 14 / 31 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
Las orquestas pierden el 40% de los ingresos por la crisis

VALLADOLID

Las orquestas pierden el 40% de los ingresos por la crisis

Las discomovidas y las discotecas móviles, más baratas, constituyen las alternativas en las fiestas de los pueblos

25.07.10 - 01:39 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
El verano llega acompañado de la juerga. Da igual que se coma copiosamente en ferias gastronómicas, se baile hasta perder el sentido en las centenares de verbenas disponibles en cualquier punto de nuestra geografía y se participe en otros espectáculos lúdicos. Lo principal en estos días de calor es disfrutar lo máximo posible. Sin embargo, los ayuntamientos, ahogados por las dificultades económicas, rebajan desde hace años el presupuesto de sus fiestas populares y algo tan característico del verano como las orquestas en los pueblos está perdiendo fuerza. «Aunque hay mucho trabajo, se nota la crisis. No hay nada fijo», asegura José González, miembro del Grupo Acirema.
La mayoría de los ayuntamientos han tenido que meter la tijera en el presupuesto destinado a ocio. Es la consecuencia de una crisis voraz que obliga a sustituir las orquestas por discotecas móviles.
Los empresarios de espectáculos musicales empezaron a advertir desde el pasado año de una situación que se ha recrudecido en este 2010. Es ahora cuando lo padecen en vivo y en directo. La situación es tan poco favorable, que se han formalizado la mitad de contratos de los que eran habituales en estas fechas, las más calientes del año gracias a las fiestas veraniegas. «La temporada fuerte empezaba en mayo, con las romerías, pero incluso ahí hemos notado el descenso. Ahora, en verano, con ocasión de las fiestas en los pueblos hemos notado unos recortes superiores al 40%», indica el orensano José María Núñez, de Orquestas Futuro.
Precios
En las arcas municipales hay menos dinero, de manera que en lugar de orquesta para todos los días se contrata solamente para las dos noches más fuertes, coincidiendo con el fin de semana; el resto de los huecos se rellena con otras opciones más económicas, como la discomóvil, un dúo o un trío que amenicen la velada. El ahorro, en cualquiera de los casos, es considerable, porque de los 3.000 euros que como mínimo cobran los grupos musicales, se pasa a pagar entre 800 y 1.000 por un 'disc jockey' o una discoteca móvil, y entre 500 y 800, por bailar al son que marquen una pareja o trío de cantantes.
Otra opción de la que se echa mano es la de recurrir a las asociaciones vecinales para que organicen actos del tipo de una comida popular, más baratos todavía, en las que el pueblo colabora con una aportación simbólica.
Los pueblos que no han recortado gastos son la excepción que confirma la regla. Uno de ellos es La Cistérniga, localidad que hace pocos días dio por finalizadas sus fiestas en honor a la Virgen del Carmen. Los vecinos de este municipio han estado en plena vorágine festivalera, ya que todos los días que han durado las fiestas han tenido la oportunidad de mover el esqueleto de la mano de las diversas orquestas que han puesto la nota musical en el pueblo. Como suele ser habitual, el último día, el de la resaca, estuvo reservado para la Discomovida Toni, un clásico en las fiestas de la Cistérniga, aunque también estuvo presente en esta localidad dos días más, alternando actuación con las orquestas, que no ven competencia en estas discomovidas y discotecas móviles. «Es cierto que las discomovidas son más baratas, pero eso es algo que a nosotros no nos atañe. Nosotros tenemos temas propios y la producción es limitada», reconoce Roberto Ferro, de la orquesta coruñesa Bullblack Show.
La orquesta Charlestong Big Band de Padrón también lo están pasando mal al no tener un 'dj' fijo. «Ni en mis comienzos recuerdo una racha tan mala, y eso que llevo 20 años dedicándome a esto. A pesar de que los inicios nunca son fáciles, había más alegría que ahora», reconoce Juan Carlos Torres.
El problema para estos grupos no reside solamente en que sean cada vez menos demandados, sino también en que se paga tarde y mal. «Se ha pasado del pago en efectivo al talón, y de ahí, al 'ya veremos'. En época de vacas gordas podíamos entender que se tardara en pagar, pero no en estas circunstancias», sentencia José María Núñez.
Al sector no le queda otra salida que rebajar los precios y seleccionar mucho a sus clientes, sabedores de quién paga y quién no, de manera que entre ellos corren las voces para evitar ir a peor.
La situación pone en peligro a las propias orquestas. «Nos estamos quedando sin materia prima», dice Núñez, quien recuerda que hace no pocos años actuaba al menos dos o tres veces al mes en pueblos de León y Burgos y ahora apenas sale de su Galicia natal.
El mismo panorama lo vive por partida doble José González, quien a su faceta de cantante del Grupo Acirema se suma también la de compositor y empresario. «Si otros veranos actuábamos en 70 galas, este año no creo que superemos las 50 y además por menos dinero de lo normal, puesto que no nos queda otra alternativa», concluye.
En Tuenti
Las orquestas pierden el 40% de los ingresos por la crisis

Un grupo de jóvenes disfrutan de una discomovida. :: RICARDO OTAZO

Las orquestas pierden el 40% de los ingresos por la crisis

Una orquesta ameniza la velada durante una fiesta celebrada en la capital. :: RAMÓN GÓMEZ

El Norte de Castilla

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.