elnortedecastilla.es
Miércoles, 22 octubre 2014
claros
Hoy 7 / 20 || Mañana 10 / 22 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
El transporte y los viajeros, a través del tiempo

SEGOVIA

El transporte y los viajeros, a través del tiempo

Desde los primeros correos a caballo a la actualidad

09.06.10 - 00:40 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
A lo largo de los siglos varios han sido los medios de locomoción y transporte que ha utilizado el hombre en sus desplazamientos. En las culturas que nos han precedido existía un sistema de comunicación, en el que cabe destacar los viajes a pie o a caballo, para trasladar el correo urgente de un lugar a otro, que se conocía con el nombre de postas.
En los primeros años del siglo XVI, las postas estaban al servicio exclusivo del rey, y posteriormente este servicio de correo, también fue utilizado por personas particulares. La puesta en marcha de una Cédula Real, propició el desarrollo de una serie de rutas postales, con la consiguiente aparición de casas de postas, que se extendieron rápidamente por la geografía peninsular para conectar la mayoría de las ciudades del reino.
En concreto en el siglo XVIII, había un servicio de postas que iba «desde Guadarrama por Collado Mediano, Becerril, Soto del Real a Cabanillas de la Sierra, uniendo las carreteras que cruzaban la Sierra de Guadarrama por la Fuenfría y por Somosierra». En Segovia únicamente el Real Sitio de San Ildefonso, tenía postas de origen y destino.
El correo real o urgente lo hacía habitualmente un jinete que cambiaba de caballo en cada posta de la ruta; por su parte, la diligencia, enganchada normalmente con cuatro caballos o mulas, transportaba, además del correo, a los viajeros que se desplazaban por este medio.
Según relata Mariano Gómez de Caso en su libro 'Historia de las comunicaciones en Segovia', «para acelerar más el camino de cabalgadura, quien corría la posta, acercándose a la casa, hacía sonar la corneta para que estuviera preparada la del relevo. Si el correo dependía de la Casa Real, portaban además de la corneta, un distintivo visible como era un escudo de armas reales, para que se abrieran las puertas de las ciudades amuralladas».
La desaparición de las diligencias y el sistema de postas se fue apagando poco a poco con la llegada del ferrocarril, que desde su nacimiento apareció estrechamente vinculado al correo postal. La Real Orden de 31 de diciembre de 1844 que autorizó la creación de empresas ferroviarias, establecía la gratuidad del transporte de la correspondencia. A partir de 1855, las cláusulas de concesión de líneas férreas, fijaron tarifas para el arrastre de los vagones-correo.
Por carretera
A principios del siglo XX el sistema de comunicaciones en España, se fue modernizando y el transporte por carretera comenzó a adquirir importancia. La prensa segoviana de la época se hacía eco del moderno medio de transporte de viajeros por la provincia. «El primer servicio de automóviles que se inauguró fue en 1900 entre Segovia y San Ildefonso», (La Tempestad, año 1900).
La concesión del transporte regular de viajeros quedó fijada por el Estado en las primeras décadas del siglo XX, «con la condición de que debían llevar gratuitamente la correspondencia y demás servicios de correos», lo que estableció una eficaz red de transporte que comunicaba la ciudad con la mayoría de municipios de la provincia. Según noticias aparecidas en 'El Adelantado de Segovia' (1-06-1907), «se pretende establecer un servicio de automóviles entre esta capital y Aranda de Duero por Turégano y Sepúlveda», lo que hizo que pronto se unieran nuevos empresarios a esta iniciativa.
En el año 1914 se crean nuevas empresas dedicadas a esta actividad y progresivamente se fue cubriendo una extensa red de autobuses de línea de viajeros por toda la provincia. En concreto, la concesión de la línea regular de viajeros de Segovia a Cantimpalos fue concedida en el año 1929 a Bernardo Garrido Sanz, dueño de la empresa Transportes Garrido que también facilitaba el servicio de correos a la localidad. En esta época ya disponía de dos vehículos, uno modelo Ford T, tipo furgoneta cerrada con motor de gasolina, y otro de origen francés marca Unic.
Este vehículo era mixto y estaba diseñado para transportar personas y mercancías a la vez. En la parte delantera se acomodaban los viajeros y en la parte trasera las mercancías. La demanda de transporte creció a medida que fue aumentando el pueblo, siendo utilizado por los vecinos de Cantimpalos para comercializar sus productos y embutidos en ferias y mercados de Segovia, Turégano, Madrid…
Cabe mencionar el nombre de algunas de las empresa de autobuses pioneras en la provincia como: La Serrana, La Rápida, Albarrán, Bermejo, Galo Álvarez, Albino Martín, García Patiño, Ignacio García, etcétera, que a lo largo de los años han tenido variaciones en su titularidad, pero que aún hoy, muchas de ellas siguen existiendo.
El servicio de correos unido durante siglos al servicio de líneas de viajeros, dejó de ser un servicio estatal público, para convertirse por ley -14/2000, de 29 de diciembre- en Sociedad Estatal de Correos y Telégrafos S. A.
Hoy en día las nuevas generaciones de transportistas por carretera, ofrecen un servicio público al alcance de todos, con una flota de autocares moderna y actualizada, y dotada con técnicas insospechadas para los viajeros de hace mas de cien años.
En Tuenti
El transporte y los viajeros, a través del tiempo

Antiguo coche de línea de la empresa Garrido, de Cantimpalos. :: C. V.

Semana Santa Segovia
Programa, confradía, procesiones, galerías de fotos, vídeos, noticias...
El Norte de Castilla

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.