elnortedecastilla.es
Miércoles, 22 octubre 2014
sol
Hoy 6 / 13 || Mañana 4 / 13 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
El colombiano encarcelado por error reclama 71.177 euros a Justicia

TRIBUNALES

El colombiano encarcelado por error reclama 71.177 euros a Justicia

El obrero figura en las listas de morosos por el impago de sus préstamos durante su estancia en prisión

22.05.10 - 00:37 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
El obrero colombiano que llegó a pasar diez meses en prisión preventiva pese a la absoluta ausencia de pruebas contra él de la comisión de un atraco, y que fue puesto en libertad nada más celebrarse el juicio, reclama ahora el pago de una indemnización de 71.177,18 euros al Ministerio de Justicia por «los daños morales y patrimoniales sufridos».
Estos últimos son los más acuciantes para la víctima, Daniel Ramos Hurtatiz, al estar incluido en las listas de morosos por el impago de los préstamos que dejó de abonar durante su estancia en prisión -perdió el trabajo de inmediato- entre el 29 de agosto del 2008 y el 25 de junio del año pasado, cuando se celebró la vista del proceso en el que resultó absuelto.
La abogada que logró su doble absolución -el primer fallo del Juzgado de lo Penal 2 fue ratificado después por la Audiencia Provincial-, Marta Iglesias, recuerda cómo se incorporó a la causa un mes después de su detención consciente de la inocencia de su cliente. «Intenté conseguir su libertad provisional por todos los medios durante diez meses aportando pruebas que le situaban en su puesto de trabajo en Medina del Campo durante el atraco cometido en Cigales -el 25 de junio del 2008-», recuerda la letrada.
Sin trabajo y sin dinero
Pero el juez de instrucción sólo consideró los testimonios de los testigos presentes en el banco, invalidados después en las dos sentencias absolutorias, y mantuvo al entonces sospechoso diez meses en la cárcel. «Daniel perdió su trabajo; empezó a tener deudas con las entidades bancarias, a las que no adeudaba cantidad alguna hasta su ingreso en prisión; y, debido a la precariedad que atravesaba su pareja y a la acumulación de deudas, se vio obligado a vender su coche para que subsistiera su familia», resume su abogada defensora, que ni siquiera reclamó entonces sus honorarios.
Marta Iglesias considera que su cliente fue «víctima de una cadena de circunstancias que nunca debieron producirse», como fueron su identificación -errónea- en una rueda de reconocimiento por ser el único latinoamericano, según reconoció la testigo en el juicio, y «el hecho de no haber sido valoradas en su justa medida -hasta el día de la vista oral- las innumerables pruebas presentadas por esta defensa».
Los verdaderos autores del atraco nunca fueron detenidos a pesar de que uno de ellos sí fue identificado y, por casualidad, vivía en el mismo edificio de Fuensaldaña que el obrero colombiano. Éste fue el origen de la posterior cadena de errores que llevaron a Daniel Ramos, que carece de antecedentes, a pasar un calvario en la prisión.
Su abogada explica que el obrero ha vuelto a trabajar, pero lamenta que «no puede comprarse ni una lavadora al estar incluido en todas las listas de morosos por culpa de las deudas contraídas durante su encarcelamiento». De ahí su reclamación al ministerio. «Confiamos en llegar a un acuerdo y, si no, iremos al contencioso», concluye.
En Tuenti
El colombiano encarcelado por error reclama 71.177 euros a Justicia

Daniel Ramos Hurtatiz. :: R. G.

El Norte de Castilla

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.