elnortedecastilla.es
Lunes, 20 octubre 2014
claros
Hoy 11 / 26 || Mañana 11 / 27 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
¡Luces, cámara, acción!

PALENCIA

¡Luces, cámara, acción!

16.05.10 - 01:17 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Han visto más de dos mil películas y se declaran cinéfilas de los pies a la cabeza. Mari Carmen Rodríguez y su hermana María -aunque todo el pueblo la conoce como Maruja- proceden de una familia de empresarios que durante muchos años regentaron el cine La Flor, y también una sala de baile en la localidad de Cevico de la Torre. Pero el rodaje de su particular película vital comenzó en 1916 y tiene varios capítulos.
El salón de baile fue uno de los primeros escenarios que pisaron estas dos hermanas, ya que sus padres, a los dos meses de casarse, abrieron el salón de baile en el pueblo. Y de eso han pasado ya 94 años. «Yo recuerdo que el salón tenía pianillo y que acudían muchos vecinos del pueblo a bailar», apunta Maruja tirando de memoria.
Años más tarde, en 1930, a ese salón se le denominó 'La Flor Ceviqueña'. ¿Y por qué ese nombre? Ellas no lo saben, pero sí reconocen que su padre conocía muy bien el mundo de los negocios y por algo lo habría puesto.
Entre baile y baile, al son de la música del pianillo, llegó el cine mudo. Corría el año 1935 y el escenario se amplió. El día podía ser perfecto: ver una película del gran Charles Chaplin y después mover el esqueleto. «Mucha gente aprendió a leer entonces porque todas las películas venían subtituladas», recuerda de nuevo Maruja.
Pero no se piensen que la película se veía entera, por aquel entonces venía en capítulos, así que para saber el final había que esperar a veces a que pasasen hasta cinco domingos. Por 25 céntimos, podías entrar, aunque las chicas entraban gratis. Después también las tocó pagar, aunque el precio era inferior.
Y como ocurrió en todos los sectores y ámbitos de la vida, los años de la Guerra Civil y algunos después, de 1936 a 1941, más o menos, también afectaron al cine. «Durante esos años, no hubo cine porque tuvimos que dejar el local a los soldados italianos, y es que llegaron más de dos mil soldados que necesitaban alojarse en el pueblo», apuntan.
Cine sonoro y teatro
El 22 de febrero de 1948 llegó a Cevico de la Torre el cine sonoro con la película 'Altar mayor'. «Me acuerdo de las primera películas que proyectamos con sonido. La segunda fue 'Desde que te fuiste', y eso que yo era muy niña», apunta Maruja. El precio entonces de la entrada subió, ya valía 3 pesetas, y se instalaron en el cine unas sillas plegables. Tenía un aforo de 162 personas, pero en más de una ocasión llegaron a entrar más de 300 vecinos.
Durante los meses de verano, la proyección comenzaba a las diez de la noche, y durante los meses de invierno se adelantaba porque antes había baile. Su padre lo tenía todo estudiado, y es que como dicen las dos hermanas: «era un gran empresario». «Viajaba tanto, que se fijaba en todo lo que pasaba a su alrededor. Y el año que nació nuestro hermano mayor, que fue un 31 de diciembre, mi padre celebró fiesta de Nochevieja en la sala de baile», aseguran.
En más de una ocasión, tuvieron que lidiar con la actitud del párroco del pueblo, quien era capaz de anunciar tras una misa que no fuesen al cine porque la película que se iba a proyectar por la noche no era apta para todos los públicos. «Y eso que las películas ya venían clasificadas para el público, pero muchas veces se equivocaba, como ocurrió una vez con la película 'La rosa'», apuntan.
Pero no sólo tenían cine y baile, también tuvieron teatro, y fueron muchas las compañías y artistas que pasaron por sus tablas, como La Niña de La Puebla o Juanito Valderrama. En 1964, abrieron el baile en otro local, aunque más que sala de baile ya era una discoteca, que duró unos años más, porque el cine y el teatro se cerraron en 1987.
Mari Carmen estuvo 35 años vendiendo las entradas y Maruja se encargó más de la parte comercial. «Cuando venían los comerciantes, al vernos a las dos, decían que el cine en vez de llamarse La Flor debería llamarse Las Flores, apuntan entre risas. Seguirán amando el cine, y su propia película tiene ya muchos metros de rodaje. FIN
TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
¡Luces, cámara, acción!

Maruja Rodríguez, a la izquierda, junto a su hermana Mari Carmen y su cuñado Secundino Merino. :: LEONOR RAMOS

Pueblos de Palencia
Nuestros municipios
Información, fotos y concursos
Semana Santa Palencia
Programa, confradías, procesiones, galerías de fotos, vídeos, noticias...
El Norte de Castilla

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.