elnortedecastilla.es
Miércoles, 22 octubre 2014
llovizna
Hoy 4 / 13 || Mañana 4 / 19 |
más información sobre el tiempo

el nuevo VALLADOLID

Hitos para el plan Rogers

22.04.10 - 00:43 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
«Hacen falta hitos arquitectónicos que generen ilusión óptica a los ciudadanos». El vicepresidente de la Confederación Vallisoletana de Empresarios, Javier Santos Morala, lo proponía el pasado enero durante la celebración del foro Valladolid Avanza, que organiza EL NORTE DE CASTILLA. Dos meses más tarde el PSOE lanzaba una propuesta para convertir el futuro barrio de Talleres, junto a la actual estación del Norte, en una zona de edificios de vanguardia que sirviera como imán para atraer visitantes. Para ello instaba a convocar un concurso internacional de arquitectura en las 26 parcelas de estas cuarenta hectáreas y vender esos terrenos con la obligación para los promotores de ejecutar esos diseños.
En este momento el Nuevo Valladolid ya cuenta sobre los planos con algunos hitos que modificarán para siempre la imagen de la capital y especialmente su 'sky line' o línea de cielo. Dos torres, una de 110 metros de altura y otra de 90 (el Duque de Lerma tiene 87), situadas junto a la futura estación del tren serán los principales reclamos del barrio. La más alta tendrá uso de oficinas y hotelero y su compañera menor será un edificio de uso público. Ambas, subrayan en el Ayuntamiento, son susceptibles de exhibir diseños de vanguardia. «En el caso del hotel de 33 plantas se pondrán condicionamientos arquitectónicos cuando la parcela salga a la venta para que sea un edificio emblemático, aunque con toda seguridad la compañía que adquiera ese suelo presentará un proyecto singular, porque esa será su principal imagen, su carta de presentación», dicen.
A ellas se unirán otros bloques en altura que servirán de bandera en los otros dos barrios que surgirán con el soterramiento. Así, en Ariza el edificio más alto tendrá 53 metros (18 plantas), en Argales habrá otro bloque de viviendas de 74 metros (25 pisos) y en la estación de autobuses se levantará una torre de 65 metros. Todas serán para vivienda.
En el Ayuntamiento recuerdan que durante la modificación del Plan General se llegó a plantear que el equipo de Rogers realizara el diseño de todas las parcelas y que, incluso, la sociedad vendiera los suelos con proyectos arquitectónicos asociados. Sin embargo, esta idea pronto se rechazó. «No hay que olvidar que el objetivo fundamental es soterrar el ferrocarril y para ello es necesario dinero», priorizan en el Ayuntamiento, que sitúan el coste de la operación en los 1.100 millones de euros. Los expertos municipales explican que los diseños espectaculares realizados por técnicos de prestigio implican un importante coste en su construcción que no puede repercutir en el precio de venta de de la vivienda, pero sí en el que se puede ofertar por la parcelas. «Implicaría menos ingresos para Valladolid Alta Velocidad y podría poner en riesgo la operación», recalcan.
La opción por la que se ha optado es reservar la vanguardia arquitectónica para el futuro complejo de la estación. En diciembre del 2008 se hizo una encomienda de gestión al Adif para plantear de forma conjunta, y con la firma de un arquitecto de calidad, el proyecto para el centro comercial Vialia, el edificio de la estación ferroviaria, la futura estación de autobuses y la urbanización que rodeará a estos edificios. El propio Rogers sería un candidato ideal, según reconocen en la Sociedad Alta Velocidad, aunque ya advierten que este proyecto tendrá que salir a concurso. Ahí se determinará quién firmará este hito en pleno centro de Valladolid. Recuerdan el caso de Ricardo Bofill, quien ganó el proyecto para el barrio de la estación y luego se quedó en el camino cuando se sacó el concurso de la modificación del Plan General, que finalmente se llevó Rogers.
Los argumentos que esgrime el Ayuntamiento son compartidos por los promotores. Gonzalo Jolín, vicepresidente de la Aspriva, recuerda que el principal fallo cuando Zaragoza Alta Velocidad sacó a la venta las primeras parcelas, en septiembre del 2007, fue que iban con un proyecto arquitectónico blindado. Quedó desierta. Así, Jolín admite que el diseño de los edificios residenciales pueda tener peso en la adjudicación de los suelos, incluso hasta un 30% en las valoraciones, pero que sea el promotor el que lleve su propio equipo, nada de imposiciones. «Promotor y arquitecto deben ir de la mano», subraya este experto, quien añade el «riesgo» que supone que un profesional de prestigio que haya ganado un concurso pueda dejar plantada su idea y ésta se inviable para la empresa que adquiera la parcela tanto desde el punto económico como técnico. Jolín matiza que es importante la flexibilidad, no ir a criterios cerrados porque el mercado de la vivienda está cambiando continuamente y la demanda varía.
El presidente del Colegio de Arquitectos, José Ignacio Zarandona, reconoce que las posibilidades que abre el plan Rogers para los profesionales son inmensas. «Es ilusionante y una de las pocas oportunidades que se dan a lo largo de la historia», resalta. A juicio de Zarandona, nadie puede oponerse a que las grandes firmas vengan a Valladolid «siempre que no se lo tomen como un trabajo de provincias». El presidente subraya, además, que «no se puede poner en duda al grupo puntero de arquitectos vallisoletanos que podrían hacer grandes trabajos en estos terrenos». Por ello, apuesta por poder convocar concursos restringidos para los edificios que se consideren oportunos y dar cabida a los diseñadores locales.
TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
Hitos para el plan Rogers

Imagen aérea del barrio de Talleres donde se ubicará el complejo de las estaciones y las dos grandes torres. :: MRW

El Norte de Castilla

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.