elnortedecastilla.es
Martes, 30 septiembre 2014
sol
Hoy 11 / 23 || Mañana 11 / 25 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
«El empadronamiento es la única forma de obtener ayudas; si no, estás muerto»

Zaki Zayed, Presidente de la Federación de Asociaciones de Inmigrantes de Valladolid

«El empadronamiento es la única forma de obtener ayudas; si no, estás muerto»

07.02.10 - 01:07 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
La Federación de Asociaciones de Inmigrantes de Valladolid cumple dos años sin que sus integrantes hayan podido conseguir un local propio y una estructura estable para dar cobertura a los más de 20.000 extranjeros censados en la capital. Su presidente, Zaki Zayed (Palestina, 1950), dirige esta agrupación con el ánimo de conseguir, «algún día», un asociacionismo fuerte dentro de su comunidad.
-Son ya dos años largos y siguen sin una sede propia, ¿cree que se ha estancado el asociacionismo entre la comunidad inmigrante?
-Todo empezó muy bien cuando fue llegando todo el mundo con sus familias y había trabajo para todos. Entonces comenzábamos a dar grandes pasos para la integración y la gente estaba implicada, pero luego llegó la crisis y, especialmente nosotros, hemos tenido muchos problemas para mantener las asociaciones. El problema es que, si no tienes trabajo, no puedes llevar a cabo tus funciones, y como tampoco hay demasiadas ayudas, nos encontramos ante un buen problema.
-Y sin una oficina, siquiera, tampoco pueden tirar del carro,...
-La verdad es que no hemos llegado a coger tanta fuerza como creíamos. Seguimos sin local y así no podemos conseguir nada. Estamos agradecidos por los sitios que nos deja el Ayuntamiento para dar cursos y charlas, pero sin una sede fija no podemos desarrollar nuestros programas, organizar una bolsa de trabajo como nos piden los empresarios o tener asesores jurídicos.
Rechazo al plan de retorno
-¿Cuántas asociaciones están federadas y trabajan realmente?
-Ahora mismo tenemos once asociaciones y hay dos que no sabemos ni dónde están sus integrantes. Sabemos que hay más agrupaciones, pero muchos presidentes amenazan con dejarlo porque tienen pocos socios y así no pueden hacer nada. ¿Cómo vas a pedir a alguien que no tiene dinero casi ni para vivir que pague una cuota? Está bastante claro que así es imposible. Además, estamos viendo cada día cómo los inmigrantes mandan a sus familias de vuelta a sus países o directamente se van todos juntos.
-¿Estamos ante un éxodo masivo?
-En cierta medida, sí. Muchas personas vinieron primero a trabajar en solitario y cuando había trabajo para todos fueron trayendo a sus familias. Ahora estamos ante el proceso contrario. Los trabajadores están en el paro y con una ayuda de 400 euros no pueden ni pagar el piso de alquiler. Así que muchos están optando porque sus familias se vuelvan mientras ellos siguen aquí, intentando ganar algún dinero para poder enviárselo a sus países.
-Pero muy pocos se acogieron al programa de retorno voluntario.
-El retorno tiene unas condiciones que no les favorecen y saben que si se van sin más pueden volver cuando la situación mejore. Si se acogen al programa voluntario, les impediría volver antes de tres años y así prefieren no arriesgarse.
-El año pasado dejó de aumentar el número de inmigrantes empadronados en la capital por primera vez en diez años, ¿es el comienzo de un proceso a la inversa?
-La población está más o menos estabilizada y mucha gente se viene y se va, pero es evidente que, si la crisis sigue igual, los inmigrantes van a dejar de venir, porque no vienes a otro país sin dinero y sin trabajo para vivir debajo de un puente.
-¿Y en qué trabajan los que se quedan?
-Los inmigrantes están buscando cualquier trabajo para poder sobrevivir y cualquier salida es buena. Una de las mejores pasa ahora por los negocios propios y en los barrios de la ciudad estamos viendo abrir muchísimos negocios autónomos, como locutorios, carnicerías o tiendas de arreglos de costura. Algunos están empezando a trabajar también como taxistas y, en general, todo el mundo hace lo que puede. La gente busca cualquier cosa y los jóvenes no lo tienen mal de todo, lo malo es para los que son mayores.
-¿Faltan ayudas?
-Creo que son necesarias para todos y, desde luego, en el caso de las asociaciones son imprescindibles para que podamos apoyar realmente a los empresarios y a los propios inmigrantes a la hora de buscar trabajo, porque sin dinero y sin infraestructura no podemos hacer nada.
Difusión de la cultura
-¿Cuál es su papel hoy por hoy?
-Las asociaciones, en esta situación, tenemos la responsabilidad y el deber, al menos, de organizar semanas culturales, además de dar las charlas y cursos que podamos sobre idioma o trabajo, para dar a conocer nuestra cultura y favorecer la integración mutua.
-¿La situación económica ha disparado el racismo y la xenofobia?
-Es cierto que hay mucha gente que piensa que los inmigrantes somos los causantes de la crisis, pero tienen que pensar que también pagábamos los impuestos como todo el mundo cuando había trabajo. Lo importante es buscar soluciones para todos para poder salir de esta crisis.
-¿Qué opina de la reciente polémica de los empadronamientos en la localidad catalana de Vic?
-Si te empadronas, puedes tener ayudas, y si no te empadronas, estás muerto. Es la única manera de que te reconozcan y de tener derechos. Si no es así, nunca puedes lograr la residencia porque lo primero que piden es estar empadronado.
-¿Algunos se aprovechan?
-Hay personas que sí, pero la mayoría hacen las cosas legalmente.
En Tuenti
«El empadronamiento es la única forma de obtener ayudas; si no, estás muerto»

Zaki Zayed. :: ANTONIO QUINTERO

El Norte de Castilla

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.