Un protector antimirones para el móvil

Un protector antimirones para el móvil

Ideus, dedicada desde hace más de 20 años al negocio de los accesorios para smartphones, comercializa este vidrio especial que garantiza la confidencialidad en las pantallas de nuestros teléfonos en casi cualquier circunstancia

IÑAKI JUEZ

Nueve de la mañana del pasado 31 de enero de 2018. Ana Rosa Quintana anuncia en su programa que va a dar la exclusiva más importante de su carrera. Un equipo del espacio matinal de Telecinco, desplazado a Bruselas, lograba grabar los mensajes en el móvil del expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont enviados al exconseller Toni Comín, ambos huidos a la capital belga para evitar ser encarcelados por declarar unilateralmente la secesión de Cataluña. «Esto se ha terminado. Los nuestros nos han sacrificado», confesaba el exmandatario catalán a través de Signa, el mismo servicio de mensajería que utiliza Edward Snowden, el informante de la CIA, por motivos de seguridad. Dio igual. La pantalla de los smartphones no están encriptadas y, por tanto, son presa fácil de mirones y cámaras de televisión. A no ser, claro está, que se recurra al protector de pantalla anticotillas que comercializa Ideus, una empresa de Bilbao dedicada desde hace más de 20 años al negocio de los accesorios para smartphones.

Si Comín hubiera conocido antes este producto, que lleva ya tres años en el mercado, se habría evitado el disgusto de ver cómo su conversación privada con Puigdemont se convertía en la noticia del día. Su apariencia nada más sacarlo de la caja de embalaje es idéntica a la de los muchos protectores de pantalla existentes en el mercado. De hecho, cuenta con certificación 9H, la máxima en esta escala de seguridad.

El vidrio está fabricado con un cristal de la marca Asahi, de los mejores en su categoría exportado directamente de Japón, de 0,33 milímetros de grosor y 3.6 horas de templado que hace que el panel del terminal pueda salir indemne de una mala caída y a las rayaduras sin problemas. «Utilizamos materiales de alta calidad para evitar que, entre otras cosas, el panel protector se quiebre de tal manera que sus fragmentos terminen por dañar la pantalla del teléfono que es precisamente lo que se quería evitar», destaca Jonathan Ledesma, CEO de Ideus.

Pero cuando se coloca sobre la pantalla del smartphone empiezan las diferencias. A partir de ese momento, si intentamos espiar lo que está escribiendo en su smartphone la persona que tenemos al lado, parecerá que su teléfono está apagado y, desde luego, será imposible distinguir lo que se está haciendo en él. El sueño de muchos políticos, hombres de negocios y personajes famosos a los que una indiscreción les puede hundir sus carreras por fin hecho realidad.

Nanorejillas

El secreto que otorga el poder de vetar a los demás lo que vemos en el móvil radica en su capa especial formada por rejillas diminutas distribuidas a lo largo de todo el vidrio. A través de esta técnica, se controla el paso de la luz que desprende la pantalla del smartphone para que sólo se refleje en línea recta. De esta forma, se logra el efecto de 'apagado' del terminal si se observa desde otro ángulo de visión, salvo si alguien se coloca a la espalda del dueño del teléfono en cuestión desde una posición cercana. En este caso, se podría ver con relativa facilidad lo que en esos momentos muestra el celular.

Además, lo que quieran disfrutar de este sistema de privacidad deben pagar un pequeño peaje en forma de pérdida de nitidez en la pantalla de su smartphone. El sistema de rejillas crea un efecto persiana que, aunque no dificulta la lectura de los textos o la visualización de las imágenes, puede ser un precio demasiado alto para una persona que se ha gastado casi mil euros en un móvil con un panel de alta definición. Eso sí, también es cierto que «la cortinilla impide realizar una grabación de vídeo de la pantalla con calidad desde casi cualquier posición», destaca Jonathan Ledesma.

Por todo ello, este vidrio parece destinado únicamente a personas que valoren su intimidad por encima de todo a la hora de colocarlo en móviles corporativos o de empresas para uso estrictamente profesional. Si es tu caso, Ledesma recuerda que «tenemos protectores para todos los móviles de gama alta porque entendemos que la privacidad cada vez va a tener más importancia». Y si no, que se lo digan a Comín.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos