Cómo alcanzar la descarbonización

Cómo alcanzar la descarbonización

El 70% de las emisiones se derivan del consumo de energía: «Hay que eliminar los combustibles fósiles»

ARANTXA HERRANZ

España es uno de los países integrantes de la Plataforma 2050, lo que conlleva el compromiso de descarbonizar su economía a mediados de siglo. Algo que implica no generar más emisiones de las que puedan absorber sus ecosistemas por mecanismos naturales.

Pero, ¿estamos en camino de cumplir este objetivo? Se calcula que, aproximadamente el 70% de las emisiones se derivan del consumo de energía. Es decir, que hay que cambiar la generación de energía «hacia modos de producción limpios» para lograr este objetivo. Ana Belén Sánchez, coordinadora de Sostenibilidad de Fundación Alternativas, considera que es básico acordar una hoja de ruta que «asegure un aumento en producción renovable y una reducción progresiva hasta su eliminación de los combustibles fósiles» (carbón en primer lugar y gas natural y petróleo más tarde). «La energía nuclear no es una alternativa por tratarse de centrales antiguas y por tanto peligrosas y por producir residuos de muy difícil gestión y con alto nivel de peligrosidad», añade.

Además, entiende que también se necesita trabajar con agricultores, ganaderos y forestales para «hacerlos más sostenibles, más ecológicos y más basados en prácticas de producción extensivas evitando la producción extensiva».

Algunas ciudades españolas como Madrid, Barcelona o Valencia están dando pasos en la dirección correcta. Son ejemplos de ciudades que «están apostando por modelos de movilidad diferentes, por una gestión pública de la energía con fomento de las energías renovables y la eficiencia energética y por un modelo de renovación de los ecosistemas urbanos que ayudan a lidiar con los impactos del cambio climático (como aumento de temperaturas».

Ley Cambio Climático

Sin embargo, a nivel estatal parece que no pinta tan bien. El Gobierno trabaja ya en la nueva Ley de Cambio climático y Transición energética. Una ley que -según fuentes del Gobierno- debe ser capaz de «superar las distintas coyunturas políticas, que establezca un marco estable, que dé certidumbre a las administraciones, a los inversores y a los ciudadanos». Sin embargo, el borrador de esta ley debería haberse publicado a comienzos de este 2018. «Su retraso no es una buena señal», asegura Sánchez. Es más, la organización que representa denuncia que desde el Ministerio de Energía no se está haciendo lo posible para facilitar esta transición energética. «Se está extendiendo el uso del carbón cuando hay un mensaje claro desde Europa, que no es posible apoyar este sector con ayudas públicas», denuncia.

¿Qué se puede hacer como particular?

Más allá de lo que haga España como país, ¿qué podemos hacer cada uno de nosotros, como ciudadanos particulares, para lograr esta descarbonización de la economía? «En primer lugar, informarse sobre el impacto del los patrones de consumo (alimentación, energía, transporte, etc.) en el medio ambiente y sobre el cambio climático», explica a Innova+ Ana Belén Sánchez, coordinadora de Sostenibilidad de Fundación Alternativas, quien también anima a los consumidores a optar por servicios y productos más sostenibles. Por ejemplo, cooperativas eléctricas renovables, alimentación ecológica y de proximidad, usos de transporte activos y de bajas emisiones, etc.

Asimismo, considera básico demandar a la administración, tanto central como local y a comunidades autónomas, que «se tomen en serio el problema y pongan en marcha programas que ayuden a reducir emisiones y que aprueben objetivos de reducción y que los cumplan».

Por último, «demandar a las empresas un compromiso real contra el cambio climático y a favor del medio ambiente, optando por productos no envasados, producidos cerca y en condiciones sociales y ambientales sostenibles».

Desde el Gobierno aseguran que se quiere establecer una regulación para garantizar un mix energético que ayude a conseguir los objetivos medioambientales de Bruselas pero que, al mismo tiempo, garantice el suministro y lo haga a precios competitivos. «La transición energética debe realizarse con extremo cuidado, realismo y consenso, para evitar así que las decisiones políticas precipitadas, como las que se tomaron en el pasado, eleven los precios de la electricidad», asegura la coordinadora de Sostenibilidad de Fundación Alternativas.

Además, considera que en los últimos años «se han puesto diferentes trabas a la producción de renovables, con la aprobación de nuevos impuestos y obligaciones a los productores». Esta organización también considera que no se está facilitando la transición de sectores clave para la transición energética como es el sector del automóvil, «que se espera sufra grandes transformaciones en el futuro cercano, debido al mayor uso de la movilidad compartida y a la irrupción del vehículo eléctrico».

Una visión que no comparten desde el Ministerio de Industria y Energía: «El Gobierno está haciendo un apoyo decidido por las energías renovables para cumplir con los objetivos internacionales que hemos asumido y, además, se ha comprometido al despliegue eficiente y efectivo de renovables que suponga el menor coste para el consumidor», aseguran, añadiendo que «según los datos de Eurostat para el año 2016, España tenía más penetración de renovables que la mayoría de los países de nuestro entorno, por delante de Holanda, Reino Unido, Alemania o Francia». En cuanto a lo que resta para cumplir el objetivo de renovables (20% en 2020), España está «más cerca de conseguirlo que esos países».

Además, estas mismas fuentes señalan que se está negociando el paquete normativo 'Clean Energy for All Europeans' que va a determinar los objetivos que deberá cumplir la UE. Y España, como hace siempre, cumplirá con «todos los objetivos que le correspondan» pero es necesario esperar a la finalización de la negociación europea para conocer «qué objetivos tendremos que cumplir y, a partir de ese momento, decidir cómo van a cumplirse».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos