Alemania, primer país europeo en multar a 'biohackers'

Alemania es el primer país en regular esta actividad
Alemania es el primer país en regular esta actividad
  • Berlín regulará la ciencia en casa por acceso a bacterias peligrosas

Moda casual para hombre y mujer

Hasta 90%

Viste tu cama con diseños originales

Hasta 70%

Abrígate este invierno con estilo

Hasta 80%

Calzado y complementos de piel para hombre y mujer

Hasta 80%

Calzado técnico running y trail para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Accesorios imprescindibles para tu día a día

Hasta 70%

¡Moda chic y casual a precios increíbles!

Hasta 80%

Marca española de moda para hombre

Hasta 70%

Moda casual para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Sea cual sea tu estilo hay una chaqueta de piel para ti

Hasta 70%

Renueva tus básicos y luce piernas esta temporada

Hasta 80%

Decora y protege tu sofá con fundas de calidad

Las mejores marcas a los mejores precios

Textura y suavidad en textil de baño

Las mejores marcas a los mejores precios

Nueva colección de botas, botines y australianas

Hasta 80%

Desplázate con la mejor tecnología

Hasta 70%

Bolsos y complementos de piel

Hasta 80%

La marca de moda en exclusiva para ti

Las mejores marcas a los mejores precios

Tus marcas favoritas en deportivas técnicas y casual

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes de pulsera para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Elige el cabecero que más se adapte a la decoración de tu habitación

Las mejores marcas a los mejores precios

Calzado de tus marcas favoritas

Las mejores marcas a los mejores precios

Alemania se convierte en el primer país europeo en penar a los 'biohackers', aquellos particulares que realizan cambios genéticos en organismos. Las sanciones podrán llegar hasta los tres años de cárcel, con multas de hasta 50.000 euros, según ha informado la oficina del consumidor BVL.

Esta medida afecta especialmente a los ingenieros genéticos amateur que trabajan desde sus casas gracias a paquetes biológicos que pueden adquirirse en internet.

En la actualidad, este tipo de aparatos se ha extendido gracias a su simplificación y a la facilidad de su uso, que permiten utilizarlos fuera de laboratorios.

El comunicado hecho público por la BVL recuerda que, "dependiendo del kit biológico, pueden aplicarse las leyes de ingeniería genéticas". El límite de la legalidad se marca en los casos en que los aparatos "contienen organismos genéticamente modificados".

La legislación de ingeniería genética a la que se refiere la oficina germana establece condenas de prisión de hasta tres años y multas de hasta 50.000 euros a quienes incumplan la normativa. Según esta regulación, será necesario contar con un permiso específico del Estado, con supervisión de técnicos de seguridad y en un laboratorio homologado.

La ley persigue evitar que se lleven a cabo modificaciones genéticas que puedan desembocar en una crisis alimentaria o sanitaria. La BVL se remite en su comunicado a la posibilidad de acceder a bacterias peligrosas como el E.Coli a través de los 'kits' biológicos.