«La información está más segura en la nube pública que en el ordenador particular»

Yolanda Lamilla, responsable Cloud de Google España./RC
Yolanda Lamilla, responsable Cloud de Google España. / RC

Ciudadanos y empresarios aún desconfían de la seguridad en la red, aunque Google se deja «más de 30.000 millones», según Yolanda Lamilla, responsable Cloud de Google España

JOSÉ A. GONZÁLEZMadrid

Durante estos últimos doce meses, España se ha convertido en uno de los objetivos preferidos de los ciberataques. Solo en las primeras semanas se registraron más de 100.000 ataques. En la memoria colectiva quedan nombres como Wannacry, el ransomware que infectó a Telefónica, o Mirai que apagó decenas de importantes webs.

Una vulnerabilidad a la que están expuestos los gigantes de internet y también las pequeña y medianas empresas que ven en la red de redes una oportunidad de crear negocio o expandir su modelo. “La información está más segura en la nube pública que en el ordenador particular”, explica a este diario Yolanda Lamilla, responsable de seguridad de Google Cloud.

Esta fiebre por la nube es reciente en España y en duda está seguridad. La pregunta de ejecutivos e incluso los usuarios siempre es la misma: ¿Si está en la red cualquiera puede acceder a ellos?

La responsable de Cloud del gigante de los buscadores apuesta por un cambio de mentalidad y recuerda donde guardaban los abuelos y abuelas el dinero en el pasado. “Mi abuelo me contaba que guardaba su dinero en un sobre debajo del colchón, porque no se confiaba, en aquel momento, que el dinero estaba más seguro en el banco que en los domicilios particulares”, destaca. “Aún no se tiene consciencia, aunque llegará un punto en el que nadie cuestionará que sus datos y los de su empresa están más seguros en la nube pública”, añade.

Un giro de 180 grados que pasa por apuntalar los sistemas de seguridad y en “el que Google invierte mucho más en esa información, porque no tiene otro medio por donde subsistir en el mercado, que no sea ofreciendo servicios de nube pública desde su infraestructura”, relata Lamilla.

Una inversión cercana a los 30.000 millones de dólares en los últimos que se han materializado en España en el máximo certificado de seguridad del Esquema Nacional de Seguridad (ENS), que permite trabajar con la Administración Pública Española. Además cuenta con la certificación ISO 27018. “Tenemos un mecanismo de cifrado muy sofisticado de manera que, aunque un hacker fuera capaz de llegar al disco duro de una infraestructura de Google, después de haber vulnerado los sistema de seguridad física y lógica que Google aplica a su infraestructura, prácticamente no podría hacer nada con ese acceso a ese disco. Y ese Google aplica métodos de cifrado y si no dispone de esas claves no le sirve de nada esa información porque no logra descifrarla”.

Un alto nivel de seguridad, que “nos hace pensar que los datos de los clientes de Google están mucho mejor protegidos en nuestras infraestructuras que en las suyas propias”, añade la responsable de cloud de Google en España.

Google ha invertido más de 30.000 millones de dólares para mejorar su seguridad en los últimos años

El gigante de los buscadores aplica diferentes mecanismos “sofisticados” para evitar el acceso ilegítimo a la información de sus usuarios. Antes de que Gmail avise de la llegada de un correo electrónico, Google, según Lamilla, “trocea el contenido de ese correo en multitud de particiones muy pequeñas”. Una vez que tiene esa partición, ofusca el dato por lo que “antes de cifrarlo ni siquiera ya es legible para el ojo humano”. Luego se le aplica un doble cifrado y esa información se guarda con varias réplicas para que haya redundancia en centros de datos que pueden estar en cualquier punto de la infraestructura de la red de Google. Centros repartidos por América, Europa y Asia. “En seguridad nunca puedes decir que estás cien por cien seguros, pero les complicamos mucho las cosas”, detalla.

Preocupación por el dato

De forma paralela a la batalla de la seguridad se libra otra por conocer la posesión de los datos, “son tuyos”, señala la responsable de Google, pero hay que hacer una aclaración. A la hora de abrir una cuenta de Gmail se aceptan una serie de condiciones y términos de servicios, “que nunca hacemos y deberíamos”, puntualiza Lamilla.

Estas cláusulas destacan que “es Google quien opera esa cuenta y por lo tanto el propietario de esos datos es Google. Te está ofreciendo un servicio de Gmail gratuito y te dice además que aceptas que en un determinado momento Google te pueda insertar un anuncio porque te da una prestación de aplicación de correo sin costes”. En el caso del entorno corporativo, “Google es el encargado del procesamiento de los datos para ofrecerte el servicio, pero los datos son tuyos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos