Fabricar el iPhone X le cuesta a Apple 314 dólares

El nuevo iPhone x./Efe
El nuevo iPhone x. / Efe

La pantalla AMOLED y el FaceID es lo más caro del nuevo dispositivo del gigante de Cupertino

JOSÉ A. GONZÁLEZMadrid

Este año se cumplen diez del lanzamiento del primer iPhone de Apple y el gigante de Cupertino ha echado el resto para conmemorar tal excepcional fecha. El regalo para los fans de Apple ha sido el iPhone X, un móvil sin marcos y con reconocimiento facial.

Un nuevo modelo que supera los 1.000 euros de precio en tiendas y que salen, especialmente, de las nuevas pantallas AMOLED de Samsung, montadas por primera vez en la gama iPhone, y por la tecnología del FaceID.

En la presentación del pasado mes de septiembre, este nuevo iPhone llegó acompañado también de la versión 8 de los smartphones de Apple. Su precio en torno a los 800 euros y menos cambios con respecto a su predecesor: el iPhone 7. El coste de fabricación de la versión 8 es sensiblemente inferior a la del iPhone X, 216 euros frente a los 314 dólares de este último, según datos de IHS Markit. Eso sí, el precio no cuenta las horas de montaje, por lo que subirían ambos.

“Apple está pagando una prima por la tecnología OLED", dijo Wayne Lam, analista de IHS. "La tecnológica está atada a un solo proveedor y Samsung puede imponer su precio". En concreto, el gigante de Cupertino se deja 93,27 euros por cada pantalla para el iPhone X por los 44,5 de los 5,5 pulgadas de la pantalla LCD del 8.

Un caro diseño

El nuevo diseño del smartphone del décimo aniversario también eleva la factura final. El iPhone 8 está diseñado en una estructura de aluminio, mientras que el X está acabado en acero inoxidable. Un pequeño cambio que suma 8,5 euros, según IHS Markit, así que cada armazón sale a Apple por 51,7 euros.

Pero el cambio más destacable, más allá de la pantalla, está en la reconversión del TouchID en FaceID. Para ello, el gigante de Cupertino incorpora el sistema True Depth Camera, que incluye módulos como una cámara infrarroja y un proyector de puntos para detectar la estructura tridimensional de un rostro.

Una arriesgada apuesta que, por el momento, gusta a usuarios y empresas, como Caixabank en España que usa esta tecnología para su banca online. Sin embargo, FaceID le cuesta a Apple el triple que su mítico TouchID, es decir 14 euros por cada True Depth Camera.

El precio final de los iPhone no ha parado de subir estos diez años, pero tampoco ha disminuido su coste de fabricación. El iPhone 6 de 16 GB costaba 200,1 dólares, la del iPhone 7 de 32 GB subió a los 224,8 dólares y la del iPhone 8 de 64 GB lo ha hecho ahora los 254,87 dólares. Y si para el iPhone 6s Plus de 16 GB eran 236 dólares, para el iPhone 8 Plus de 64 GB son 295,44 dólares. Eso sí, en el estudio de IHS Markit no se tiene en cuenta ni el coste laboral, ni tampoco la inversión ni la investigación.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos