En España, las empresas encuentran aún problemas.
En España, las empresas encuentran aún problemas. / Archivo

La inteligencia artificial impulsa la transformación digital de las empresas

  • empresas

  • La robótica, el internet de las cosas, la realidad virtual y las impresoras 3D son las principales causas de este cambio

Relojes con estilo para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

¡¡Todos a 49€!!

Hasta 70%

Moda urbana para hombre

Hasta 80%

Moda clásica para hombre, mujer e infantil

Hasta 90%

Chaquetas y abrigos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calzado y complementos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Bolsos de piel made in Italy

Hasta 80%

¡Todas las botas a 21.00€! ¡No te lo pierdas!

Hasta 70%

Calzado de original diseño para mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Muebles con estilo para tu hogar

Hasta 70%

Renueva tu comedor con muebles de diseño

Hasta 70%

Calidad y diseño en ropa de hogar

Hasta 70%

Moda casual para hombre y niño

Hasta 70%

Diseño y calidad al mejor precio

Hasta 80%

Elige el cabecero que más se adapte a la decoración de tu habitación

Las mejores marcas a los mejores precios

Decora las ventanas de tu hogar con originales estores

Las mejores marcas a los mejores precios

Tus marcas favoritas en deportivas técnicas y casual

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes para hombre y mujer

Hasta 70%

Textil hogar de diseño y calidad

Las mejores marcas a los mejores precios

Marcas deportivas en relojes de pulsera

Hasta 70%

Moda clásica para hombre y mujer

Hasta 80%

Chaquetas de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calidad y diseño en tu hogar

Las mejores marcas a los mejores precios

Moda y complementos para hombre

Hasta 70%

La robótica, el internet de las cosas, la realidad virtual y las impresoras 3D son tecnologías que desempeñarán un papel relevante en la transformación digital de las empresas, pero la inteligencia artificial será clave y estará presente en el 40 % de estos procesos en Europa en el año 2020.

Es una predicción de la consultora IDC, que ha celebrado esta semana en Madrid una jornada sobre tendencias tecnológicas y que prevé que el cuerpo humano será el próximo destino de la innovación: vislumbra que entre 2021 y 2026 los usuarios más pioneros empezarán a portar tecnología embebida en su propio organismo.

A más corto plazo, la transformación digital de las compañías va a protagonizar el cambio tecnológico: "La tecnología por sí misma no es la panacea", sino que ha de ser útil y aportar valor al resto del negocio en el "imparable" proceso de transformación digital de las empresas, ha explicado la responsable de análisis de IDC España, Marta Muñoz.

En 2020, el 40 % del negocio de las compañías europeas del índice FT 500 dependerá de que sean capaces de generar nuevos productos y servicios digitales.

Aunque ese proceso de cambio "no es opcional", Muñoz ha sostenido que la mayoría de responsables tecnológicos de las empresas tiene la sensación de trabajar para "apagar fuegos" más que para poner a su compañía en la vanguardia.

El 75 % de los jefes tecnológicos de las empresas europeas admiten que la tecnología de la que disponen hoy no es suficiente para alcanzar sus objetivos de transformación y digitalización.

En la base de ese cambio, ha expuesto la analista, los pilares han de ser la movilidad, el big data, los medios sociales y la computación en la nube porque "sin ellos el paso a tecnologías más transgresoras es difícil de realizar".

Más allá de la emergencia de la inteligencia artificial, que estará presente en el 40 % de los procesos de transformación europeos y en el 100 % de los proyectos de internet de las cosas, la gestión de datos será relevante para los nuevos negocios.

En España, en 2016, el 16 % de las corporaciones utilizaba analítica de datos -si bien sólo el 2 % de los datos disponibles son "accionados" según Muñoz-, pero esa cifra crecerá un 36 % en 2020.

Las prioridades de inversión de los departamentos de tecnologías para los próximos dos años se centrarán en la seguridad, la optimización de las redes y los entornos en la nube, ha añadido Muñoz.

Las empresas españolas, ha continuado la analista, tienen tres limitaciones a la hora de poner en marcha proyectos de tecnología disruptiva: desconocen su existencia, quiénes son los proveedores y qué pasos han de dar para implantarla.