Canard, vigilancia aeroportuaria a golpe de dron

Uno de los drones de Canard en una pista de despegue.
Uno de los drones de Canard en una pista de despegue. / RC
  • emprendedores

  • La startup española que hace más barata la ayuda a la navegación aérea cuenta con poco más de un año de vida y ya acumula más de quince reconocimientos internacionales

Relojes con estilo para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

¡¡Todos a 49€!!

Hasta 70%

Moda urbana para hombre

Hasta 80%

Moda clásica para hombre, mujer e infantil

Hasta 90%

Chaquetas y abrigos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calzado y complementos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Bolsos de piel made in Italy

Hasta 80%

¡Todas las botas a 21.00€! ¡No te lo pierdas!

Hasta 70%

Calzado de original diseño para mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Muebles con estilo para tu hogar

Hasta 70%

Renueva tu comedor con muebles de diseño

Hasta 70%

Calidad y diseño en ropa de hogar

Hasta 70%

Moda casual para hombre y niño

Hasta 70%

Diseño y calidad al mejor precio

Hasta 80%

Elige el cabecero que más se adapte a la decoración de tu habitación

Las mejores marcas a los mejores precios

Decora las ventanas de tu hogar con originales estores

Las mejores marcas a los mejores precios

Tus marcas favoritas en deportivas técnicas y casual

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes para hombre y mujer

Hasta 70%

Textil hogar de diseño y calidad

Las mejores marcas a los mejores precios

Marcas deportivas en relojes de pulsera

Hasta 70%

Moda clásica para hombre y mujer

Hasta 80%

Chaquetas de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calidad y diseño en tu hogar

Las mejores marcas a los mejores precios

Moda y complementos para hombre

Hasta 70%

Una pequeña charla con un amigo. Así empieza la historia de Canard, que se remonta a 2014. "Javier es ingeniero industrial y trabaja en AENA. Me explicó que la seguridad es la prioridad número en el transporte aéreo, la segunda mayor industria del mundo en ingresos tras la petroquímica", recuerda Jorge Gómez, CEO de Canard. Esta es la aproximación de Canard a la pista de despegue.

La explicación del trabajador de AENA sobre los entornos aeroportuarios llevó a Gómez a conocer la existencia de materiales compuestos para evitar interferencias electromagnéticas, en concreto con las balizas de radioayuda más conocidas como las del sistema de aterrizaje instrumental (ILS ) de los aviones modernos. "Para favorecer la seguridad, los aeropuertos de todo el mundo utilizan sistemas de ayuda a la navegación aérea, un conjunto de balizas visuales y de radio que ayuda a que los pilotos aterricen de forma segura", añade Gómez. Y ahí es donde nació Canard.

"En aquel momento se me ocurrió que, en lugar de utilizar aviones tripulados, sería más barato, más rápido y más efectivo utilizar drones con sensores embarcados para realizar esta misma tarea, además de realizar los vuelos de manera autónoma, sin emisiones de CO2 ni ruidos y sin errores humanos. Estuve investigando y no había patentes al respecto".

Los sistemas de ayuda a la navegación aérea se inspeccionan desde el aire utilizando unos aviones especiales que llevan sensores y sistemas embarcados diseñados para hacer la calibración de estas balizas. Realizar estas inspecciones supone un coste elevado para los aeropuertos y la disponibilidad de estos aviones es muy reducida debido a sus características tan especiales. "Para hacernos una idea, en España hay un único avión que hace la supervisión de los más de 50 aeropuertos de todo el territorio nacional, incluidas las islas", puntualiza Gómez.

Con la idea en la cabeza, el desarrollo de Canard llevó a su fundador a la búsqueda de un experto en la construcción de drones. Esta aventura le trasladó a la que fuera su casa unos años antes, la IE Business School donde realizó partes de sus estudios. A la propuesta contestó Ana Pérez, una ingeniera aeroespacial enrolada en Airbus diseñando aviones y drones militares. "Le encantó la idea y me propuso trabajar juntos", añade el CEO de la "startup".

Semanas más tarde se sumaron al equipo Rafael Aguado, amigo y excompañero de Gómez, y Juan Díaz, ingeniero de telecomunicaciones y experto en aviones no tripulados. Sus conocimientos le permitieron "extraer datos desde el dron en un entorno restringido como son los aeropuertos".

Historia exitosa

Con poco más de un año de vida, esta "startup" española colecciona hitos en su corta historia. Nada más echar a volar recibió financiación de la Agencia Espacial Europea (ESA) que les valió para trabajar en su primer prototipo gracias a 170.000 euros. "En apenas doce meses conseguimos pasar de una idea inicial a tener un producto que realiza la calibración en tiempo real de los sistemas de ayuda a la navegación aérea", comenta orgulloso su fundador.

Los primeros éxitos de la joven compañía llegaron de inmediato al sector. Los aeródromos de Seattle, Ámsterdam –uno de los punteros en innovación y tecnología– e incluso París ya han preguntado por su tecnología. El paso de los meses les ha llevado a reunir 350.000 euros en más de quince premios internacionales a la innovación y el emprendimiento. Además, acaban de cerrar una ronda de financiación de 1,2 millones de euros en Londres.

Este éxito se ha plasmado también en la unión con Microsoft. Ambas compañías han llegado a un acuerdo por el que Canard traslada toda su infraestructura desde la nube de Amazon Web Services a la solución "Cloud" de Microsoft Azure. "Utilizamos Azure, SharePoint y Microsoft Surface para capturar los datos que vienen desde los drones y crear la información para nuestros clientes. Gracias a ello, conseguimos reducir un cuarto el tiempo de la calibración, y el coste aproximadamente un 25%", apunta el fundador.