¿Te acuerdas cuando el televisor tenía que calentarse?

Televisor antiguo
/ FOTOLIA
  • La evolución del televisor desde su aparición hasta nuestros días ha cambiado hasta la forma de vivir de las familias

Las nuevas tecnologías han revolucionado la vida cotidiana de la sociedad y el desarrollo de los televisores ha sido uno de los saltos más pronunciados, tanto que, en unos sesenta años ha sido capaz de poner ‘patas arriba’ hasta la forma de vida de las familias. Con la llegada de los televisores inteligentes, algunas incluso, han empezado a depender de ellos para organizar sus horarios.

En la prehistoria de los televisores en España, las familias se reunían ante un inmenso mueble con una pequeña pantalla que se veía en blanco y negro y se escuchaba atropelladamente. Un televisor por hogar y no en todos podía haberle. Ahora, rara es la casa que no dispone de dos o tres aparatos para que no existan disputas por el control del mando a distancia y rara es la familia que sigue viendo junta la televisión en sus ratos libres.

A principios del siglo XX la llegada de la televisión creó una gran expectación en Estados Unidos. Se veía en blanco y negro y sin sonido, era muda. Se han producido multitud de cambios desde esos inicios, de tamaño y de definición son los que más saltan a la vista. Es en 1928 cuando aparecen las primeras emisiones en América pero todavía tardaría unas décadas en darse a conocer por nuestro país.

Tras la II Guerra Mundial empieza el ‘boom’ de los televisores. Todo el mundo quiere uno porque han comprobado cómo es capaz de colocar en tu casa lo que sucede en la otra parte del planeta. En los años 50 sale a la venta el modelo RCA21, quizás, el ‘padre’ de los televisores actuales.

Antes del año 1960 en Estados Unidos logran ver la televisión en color. Durante esa década, Francia y Alemania inventarían su propio sistema de televisión con colores, ambos de 625 líneas de definición. En Francia se llamaría SECAM y en Alemania, el PAL y sería desarrollado por la empresa Telefunken.

La llegada de la televisión a España

En 1956 llegaría la primera emisión de televisión española. Pocas eran las familias que disponían de un receptor y poca la variedad de programas para ver. Solamente había un canal hasta el año 1966 cuando aparece la segunda cadena y no sería hasta 1969 cuando se pudo ver la primera emisión en color aunque hasta 1973 cuando empezaría a emitirse con regularidad en color. Unos cuantos años más, tardaron los jóvenes de este país en saber de qué color era el traje de ‘Los payasos de la tele’.

Los 70 fueron años de colorido. Colores en moda, colores en los coches y colores en los televisores. Salió al mercado el modelo Zenith, con un ‘look’ totalmente setentero, muy llamativo, con tonos rojos y amarillos chillones. Era lo más ‘cool’ de la época. Ya había reducido ostensiblemente su tamaño y podía colocarse cómodamente sobre una mesa.

Mucha novedad en cuanto al desarrollo de los aparatos televisivos pero teníamos que seguir levantándonos a cambiar de canal. Hasta finales de los 80 no llegaría el verdadero invento que revolucionó la televisión: el mando a distancia. Era caro pero valía la pena, sobre todo para el menor de la familia, casi siempre encargado de moverse hasta el televisor para cambiar de cadena.

La década de los noventa puso la contradicción a todo lo que hasta ese momento se conocía en televisión. Llegaron las pantallas grandes que llevaban el cine a casa. Pantallas enormes, sonido excelente y mando a distancia. Era todo comodidad, los televisores nos habían convertido en una sociedad perezosa.

El televisor inteligente

La llegada de los Smart Tv o televisores inteligentes conecta Internet con la televisión. Se pueden usar del mismo modo que usamos nuestro Smartphone. Podemos ver lo que nos apetezca cuando nos apetezca, podemos programar nuestros horarios de televisión y no estar pendientes de otros asuntos, podemos ver vídeos de YouTube, dar buena cuenta de nuestro Facebook o realizar videollamadas por Skype.

Hoy las pantallas son extra finas y algunas incluso curvadas y los televisores tan livianos que lo más normal es verles colgados en la pared como si de un cuadro se tratase. Ahora hablamos de plasmas, LCD o HD pero ya nos estamos quedando atrás otra vez. El futuro está en las televisiones 4K con ultra alta definición.

Si en 1953 el modelo Opta Iris parecía un mueble más de nuestro salón y únicamente disponía de la conexión de antena, en el año 2013 apareció el LCD de plasma con cinco veces más resolución que el sistema PAL y que evitaba hasta los reflejos. Además, el mando a distancia puede ser tu móvil, tu tableta o incluso tú mismo con tus gestos. La televisión se puede ver por antena, por cable, por satélite o por Internet y el sonido te envuelve con el Dolby Digital 5.1. ¡Cómo hemos cambiado!