¿Tu número de móvil es... ? Apunta, 7....

¿Tu número de móvil es... ? Apunta, 7....

  • La nueva comercialización, que desconcierta hoy a muchos usuarios, se justifica por Industria por la alta penetración de Internet y de la banda ancha

El Ministerio de Industria, Turismo y Comercio ha autorizado desde hace unos meses la distribución por parte de las compañías de telefonía móvil privadas de números que comienzan por 7. De este modo, muchos usuarios han comenzado a comprar terminales, o nuevas tarjetas telefónicas, con esta numeración, lo que está generando, en muchos casos, confusión por parte de los receptores de las llamadas en la provincia, que piensan que se trata de llamadas de empresas que venden a distancia.

Aunque fuentes de la Delegación del Gobierno en Castilla y León no pueden concretar cuántos números ya se han comercializado en Valladolid, desde Telecomunicaciones se estima que a comienzos de año ya se habían puesto en servicio más de 800 números que comienzan por 7 en toda España.

La entrada en el mercado de la telefonía de esta nueva asignación se está realizando sobre todo por parte de las compañías con menor tiempo de recorrido empresarial. Es el caso de Yoigo, que para prestar su servicio ha tenido que adquirir mayor número de tarjetas que empiezan por 7, ya que las operadoras que llevan más de una década se quedaron con los que comenzaban por 6.

«Estos operadores, como Telefónica, Orange o Vodafone, compraron en su día un gran cantidad de tarjetas y hasta que no terminen que venderlas tienen que dar salida a las mismas», explica Ángel Ramos, asesor en una tienda de telefonía, ubicada en Laguna de Duero.

Ampliación del segmento

En marzo del año 2010, una resolución de la Secretaría de Estado de Telecomunicaciones aprobó una ampliación de los números de telefonía móviles del segmento 7, con el objetivo de dar respuesta a los fuertes crecimientos que venía registrando el sector en la banda ancha móvil a Internet.

En ese año, la penetración de la telefonía móvil alcanzaba en España el 112% de la población, por lo que se aconsejó una apertura gradual de otra numeración de nueve dígitos, en este caso comenzando por el 7.

Los expertos indicaron entonces al Ministerio de Industria que de seguir solamente con la distribución de números que comenzasen por 6, en pocos años se produciría un agotamiento de esta asignación, lo que frenaría también la venta de terminales de teléfonos.

El crecimiento se apoyaba además en la demanda de las comunicaciones máquina a máquina (código 59 de 13 cifras). Estos números comprenden comunicaciones mediante intervención humana, con fines de telemando, telemedida, telecontrol, o alarmas.

Es por ello, que la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones decidió asignar nuevos recursos antes de que se agotasen los del rango 6.

El Reglamento sobre los Mercados de Comunicaciones Electrónicas, acceso a las redes y de numeración, de diciembre del 2004, establecía que el coste de estos cambios sería por cuenta de cada operador.

De este modo, la nueva asignación para telefonía móvil afecta a los números de nueve cifras que comienzan por 71, 72, 73, y 74, mientras que los empiezan por 75, 76, 77, 78 y 79 se reservan para comunicaciones móviles interpersonales. La reglamentación deja fuera de estos dos ámbitos el formato de números que comienzan 70.

Información de los cambios

La resolución establecía además que son los operadores los que tienen que informar de la entrada en vigor de este nuevo sistema, así como en las facturas, con el objetivo de que el consumidor final esté al corriente de los cambios.

Puestos ya en servicio, las nuevas numeraciones están generando entre los consumidores asombro en algunos casos, y desconcierto en otros.

«Es cierto que nos llegan clientes a la tienda para preguntarnos que reciben llamadas de móviles que comienzan por 7. Nosotros les explicamos que son normales y que siguen las tarifas que se acuerden con cada operador en igualdad de condiciones que los que empiezan por 6», dice Ángel Ramos.

Desde este punto de venta, situado en Laguna de Duero, se reconoce que están comenzando las peticiones de número que comienzan por 7 por parte empresas y autónomos ya que consideran que es esta cifra la que se retiene más por los clientes «al ser diferente».

Para aclarar estas cuestiones, fruto de un mercado que cambia tan rápidamente por el desarrollo de la banda ancha y el uso de Internet, el Ministerio de Industria divulgó en noviembre del pasado año un guía práctica de usuario en la que se explica el Plan de Numeración Telefónica que comprende los números de 9 cifras.

Este plan incluye también los número geográficos del origen o destino de una comunicación, atendiendo al prefijo. En este caso, los números pueden comenzar por 9 o también por 8, siendo siempre la segunda cifra marcada distinta a 0.

Los números geográficos se atribuyen en su mayor parte al servicio telefónico fijo disponible al público. Todas las zonas provinciales de numeración tienen al menos dos indicativos de tres cifras, uno comenzando por 9 y otro por 8. En el caso de la provincia de Valladolid, al 983 tradicional se podría añadir el indicativo telefónico del 883, para Palencia el del 879, Segovia, 821 o Salamanca 823. Y así sucesivamente sustituyendo por cada provincia.

Los números fijos provinciales que empiezan por 8 están siendo demandados por compañías operadoras autonómicas. El precio de las llamadas de estas zonas geográficas depende de las condiciones que establezca cada empresa, estando en alrededor de 1,5 céntimo por minuto sin contar el establecimiento de llamada.